Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la inauguración de la V conferencia de presidentes de Parlamentos Euromediterráneos

Barcelona, 25.11.2005

E

s para mí un verdadero honor y una gran satisfacción poder dar hoy la bienvenida a todos los participantes en esta V Conferencia de Presidentes de los Parlamentos Euromediterráneos. Quiero primeramente desearles una feliz estancia en España, en esta dinámica y hermosa ciudad de Barcelona, a la que, junto a mi familia, me siento especialmente ligado. También deseo manifestarles nuestro profundo agradecimiento por su disponibilidad para celebrar aquí su Conferencia, en vísperas de la Cumbre Euromediterránea que se celebrará en los próximos días; una Cumbre con la que conmemoramos el Décimo Aniversario de la Conferencia que, en esta misma Ciudad Condal, dió origen al llamado "Proceso de Barcelona".

Permítanme que como Heredero de la Corona felicite sinceramente al Congreso de los Diputados y al Senado por la excelente organización de esta Conferencia, y que les agradezca personalmente la invitación que me han cursado para presidir su inauguración. También quiero agradecer de manera especial al Parlamento de la Comunidad Autónoma de Cataluña su gesto generoso y hospitalario de acogernos hoy en su sede. Estoy seguro de que esa misma hospitalidad - característica de esta España mediterránea- es la que catalanes y barceloneses particularmente, sabrán transmitirles a sus distinguidos visitantes de hoy.

Todos Ustedes conocen bien la gran satisfacción con la que España recibe este acontecimiento, y en qué medida valora que los distinguidos representantes de los Parlamentos Euromediterráneos hayan querido y podido acompañarnos en una ocasión a la que damos tanta importancia.

Como Estado perteneciente al área euromediterránea, España comparte unos lazos históricos y culturales muy estrechos con el resto de los países ribereños del Mediterráneo, a cuyos Parlamentos ustedes representan. De ahí que el compromiso con el "Proceso de Barcelona" sea tan importante para España.

El decenio transcurrido ha registrado importantes cambios, cuyo balance, sin duda, van a abordar ustedes. El intenso diálogo y la cooperación que se iniciaron hace diez años entre la Unión Europea y los países de la orilla Sur del Mediterráneo, pueden no haber producido todavía todos los resultados que los más optimistas hubieran deseado en tan corto espacio de tiempo, pero no sería justo calificarlos de insuficientes. Valgan como buen ejemplo de lo logrado, los importantes Acuerdos de Asociación que se han concluido con los países de la Región.

Además, debemos valorar en su justa medida lo logrado en aspectos como el aumento de la confianza mutua o el hábito de diálogo, difíciles de cuantificar, es verdad, pero que sin duda son un acervo muy importante que también debemos tener en cuenta. El Proceso ha propiciado un productivo debate en los tres ámbitos fundamentales que cubre esta iniciativa: el político y de seguridad, el económico y financiero, y el social y cultural. Un mundo en constante transformación como el actual exige una identificación y una reflexión permanente acerca de nuestros problemas comunes, y de cómo hacer valer en el orden internacional nuestras iniciativas conjuntas de solución a los mismos. Los problemas de la Región son muy complejos, y su superación requiere continuar con nuestro esfuerzo. Debemos seguir estudiando y explorando, con empeño y ahínco, todas las posibilidades para profundizar nuestra cooperación en esos ámbitos que hemos mencionado.

Hace diez años, tuve el honor de presidir el Foro Civil que alimentó el Proceso de Barcelona desde la sociedad civil en un momento de enorme esperanza. Hoy, el Mediterráneo sigue siendo, como ha sido siempre, encrucijada de culturas y crisol de civilizaciones. De tal manera que el diálogo y la cooperación constituyen la única vía por la que los diferentes pueblos y culturas, que habitan y enriquecen este espacio compartido, pueden llegar a superar sus problemas y abordar los grandes asuntos de interés común. Sólo así podemos aprovechar mejor las oportunidades que para todos encierra la Asociación Euromediterránea.

Debemos trabajar conjuntamente para seguir promoviendo el desarrollo en todas sus facetas económicas, sociales y políticas. Pero de manera especial, no puedo dejar de destacar la importancia que -me consta- se va a dar en esta Conferencia a cuestiones como la juventud y la educación. Este foro es también uno de los marcos más prometedores para tratar de avanzar en la gestión de los retos que hoy plantea, a ambos lados del Mediterráneo, el fenómeno de las migraciones. Éste, recordarán, fue uno de los temas que se trataron con mayor intensidad y preocupación hace diez años; me imagino que hoy lo será aún en mayor grado.

Otro de los temas más importantes que será objeto de análisis en sus sesiones de trabajo es el terrorismo, del que han sido víctimas muchos ciudadanos de los países aquí representados, incluida la propia España que no podemos olvidar. Este Proceso de Barcelona puede ser, sin duda, un marco idóneo en el que la cooperación internacional nos permita redoblar esfuerzos para hacer frente con éxito a una amenaza tan terrible.

Señores Presidentes:

La Declaración firmada en noviembre de 1995 contenía una referencia a la importancia de que los Parlamentarios de los países participantes se asociaran a la iniciativa del "Proceso de Barcelona". Y en este lapso de tiempo, esa sugerencia se ha plasmado en dos importantes foros de encuentro y diálogo: la Asamblea Parlamentaria Euromediterránea, recientemente creada, y esta Conferencia de Presidentes de Parlamentos, que se dispone a iniciar su V Conferencia.

Me consta que en ambos foros se han podido exponer y deliberar todo tipo de cuestiones relevantes para ambos litorales del Mediterráneo, y que dichos debates han resultado muy provechosos. El indudable interés de esas experiencias hace deseable que los contactos entre los Parlamentos de los países ribereños tengan continuidad, e incluso se intensifiquen todavía más.

En tanto que Presidentes, Vicepresidentes o Representantes de sus respectivos Parlamentos Nacionales, ustedes representan una institución central en la vida política de nuestros países; están en situación de acercar a los ciudadanos de nuestras Naciones a todo lo que representa, y puede seguir representando en el futuro, el proceso de toma de decisiones en asuntos que tanto afectan a las vidas cotidianas de nuestros ciudadanos, como son los que ustedes van a debatir.

Es nuestro deseo, el de todos los ciudadanos representados por ustedes, que esos debates sean fructíferos y eficaces para poder progresar en la acción conjunta, en el estrechamiento de nuestros lazos de amistad, y en el mutuo entendimiento. Estos altos objetivos sin duda requieren potenciar el diálogo, la cooperación y la participación de todos, dentro del respeto a los principios y valores que compartimos.

Buen trabajo a todos, y muchas gracias.

Declaro inaugurada la V Conferencia de Presidentes de Parlamentos Euromediterráneos

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+