Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la inauguración del III Seminario internacional de antiguos alumnos del Instituto Nacional de Administración Pública

Madrid(Alcalá de Henares), 17.09.1990

E

stamos aquí reunidos para inaugurar el III Seminario internacional de antiguos alumnos del Instituto Nacional de Administración Pública, al tiempo que celebramos el sexto aniversario de la creación de la Federación Internacional de Asociaciones Nacionales de ex Alumnos Iberoamericanos, acto que tuve el honor de presidir en el año 1984.

Al acoger este Seminario, el INAP me proporciona la oportunidad de establecer un nuevo contacto con quienes formáis la Federación Internacional de antiguos alumnos. Como ya hiciera anteriormente, con ocasión de vuestras reuniones de Madrid y Acapulco, os reitero mi satisfacción por veros reunidos en un encuentro de este género, donde el intercambio de experiencias y la comunicación fértil de ideas se dirigen al noble objetivo de servir mejor a los ciudadanos, a través de la modernización de las administraciones públicas.

El tema de debate que habéis elegido, el papel de las administraciones públicas en el desarrollo regional, constituye uno de los puntos clave de la reflexión actual sobre el servicio público. Reflexión suscitada por la internacionalización de los procesos sociales y económicos, que evidencia cómo los Estados son demasiado pequeños para afrontar determinados problemas. Pero al mismo tiempo, el marco estatal resulta ser demasiado grande y lejano para dar respuesta a demandas de los ciudadanos que precisan ser atendidas en ámbitos más próximos y reducidos.

A consecuencia de ello se refuerza el papel de las administraciones territoriales y cobran importancia creciente las regiones, los municipios y otras instancias administrativas, que por estar más cercanas a los ciudadanos, son más adecuadas para resolver los problemas derivados de la vida en comunidad.

El desarrollo regional se convierte en preocupación primordial para los responsables públicos, que deben adoptar fórmulas de cooperación entre los niveles administrativos estatal, regional, local y, en su caso supranacional.

A este respecto, el régimen político diseñado por la Constitución española de 1978, configura una organización territorial en la que coexisten el ámbito estatal, el de las comunidades autónomas y el de las entidades locales, con autonomía para el cumplimiento de sus fines y unidos entre sí por vínculos de solidaridad y colaboración, como sin duda tendréis ocasión de analizar con mayor profundidad en el curso del debate.

Pero también os recuerdo una vez más que España tiene asumida su función de puente de unión entre Iberoamérica y Europa, puente que permite ser transitado en las dos direcciones y que debe servir para equiparar los niveles de progreso y desarrollo de los dos mundos que enlaza.

Porque desde España entendemos que la relación que une a nuestras naciones desde hace cinco siglos, debe manifestarse hoy día a través de actividades de cooperación y colaboración como la presente, en las que cada uno aporta sus medios y sus experiencias para construir un horizonte común. A la lengua y a la historia que compartimos, debemos añadir un futuro caracterizado por la democracia, el desarrollo y la mejora de la calidad de vida de nuestros pueblos.

En este sentido, permitidme que haga mías las palabras del premio Príncipe de Asturias de las Letras, Arturo Uslar Pietri, quien afirmaba recientemente que la comunidad iberoamericana no debe «entregarse a un culto anacrónico y casi morboso de un pasado que ya no puede tener vigencia ni menos repetición en el mundo actual. No es para encerrarnos en un Escorial de prejuicios y orgullos impotentes ante la avalancha del mundo moderno, sino precisamente lo contrario, para comprender todo lo que asociados podemos hacer para integrarnos y participar de una manera importante, positiva en ese mundo del futuro, lleno por igual de enormes posibilidades y de terribles riesgos».

Por ello os invito a buscar, a través del debate en libertad y respeto para los puntos de vista de los demás, soluciones y compromisos de mejora, que habrán de revertir en beneficio de nuestros pueblos.

Queda inaugurado el III Seminario Internacional de antiguos alumnos del Instituto Nacional de Administración Pública de España.

 

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+