Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey al presidir el Consejo de Ministros

Huelva(La Rábida), 03.08.1992

U

na vez más me cabe la satisfacción de presidir una sesión del Consejo de Ministros, celebrado por razones entrañables en el Monasterio de La Rábida.

Quiero, antes de que den comienzo sus trabajos, dedicar un recuerdo y enviar un saludo al que fue ministro ejemplar, infatigable valedor de los intereses de España, y clarividente intérprete del gobierno en el desarrollo de nuestra política exterior.

En nombre de todos deseo un pronto restablecimiento de don Francisco Fernández Ordóñez, cuyos servicios a España reclaman nuestro agradecimiento.

Y deseo, también, expresar a su sucesor en el cargo don Javier Solana mi seguridad de que en su nuevo cometido responderá, como lo ha venido haciendo hasta ahora en anteriores ministerios, con la capacidad, la eficacia y la lealtad que le vienen caracterizando como defensor de la democracia y la sociedad. Y doy la bienvenida a don Alfredo Pérez Rubalcaba, que proseguirá la fecunda labor de su antecesor en el Ministerio de Educación y Ciencia.

En este año, por tantas razones decisivo, hemos de congratularnos por la coincidencia en nuestro suelo de los Juegos Olímpicos de Barcelona, la Exposición Universal de Sevilla, y la capitalidad cultural de Europa en Madrid, tres acontecimientos que con su lenguaje específico expresan, cada uno a su modo, la realidad de España a fines del siglo XX, y su anhelo de modernización y progreso al que estamos obligados a responder con todas nuestras fuerzas.

La II Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, que acaba de concluir, ha sido una reflexión solidaria y provechosa sobre nuestro presente y nuestro porvenir, al hilo del V Centenario del descubrimiento, que entendemos como una llamada de atención dirigida a un futuro que hemos de construir entre todos.

Paralelamente a estos importantes acontecimientos, en los que vuestra participación ha sido tan decisiva -y debemos felicitarnos muy especialmente por el resonante éxito de la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos-, España está inmersa en las vicisitudes y dificultades del proceso de integración europea, verdadera piedra de toque de nuestra posición en el concierto de las naciones.

La tarea a que nos enfrentamos es tan ingente que sólo puede llevarse a cabo con gran altura de miras y generosidad en los propósitos, para concitar la ilusión y lograr que se integren los esfuerzos de todos los españoles, cuyos deseos y esperanzas han de constituir atención preferente en toda labor de gobierno.

Sabéis que podéis contar con mi estímulo y apoyo decidido en una misión tan honrosa, en la seguridad de que, cumpliendo el mandato del pueblo español, sabréis hacer frente a esta complejísima tarea.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+