Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey al Presidente de la República de Kazajstán Nursultán Nazarbaiev y al Pueblo Kazako

Madrid, 23.03.1994

S

eñor Presidente, me complace de manera muy especial daros la bienvenida a España y saludar en Vuestra Excelencia al Jefe de un nuevo gran Estado, Kazajstán, que, desde el corazón de Eurasia, se ha incorporado recientemente al concierto de las naciones.

Las inmensas llanuras de Kazajstán han sido desde la antigüedad una encrucijada de civilizaciones. Durante siglos han sido el escenario del diálogo entre oriente y occidente, entre el Islam y la Cristiandad, forjando una espléndida realidad histórica de convivencia y respeto.

Desde su nacimiento, el Estado que presidís ha sido acogido con la esperanza de saber que es la mejor expresión de ese rico pasado. De hecho, las prudentes primeras medidas así lo han dado a entender.

España es también el resultado histórico de una experiencia cultural que no por distante deja de ser similar, ya que, en gran medida, es fruto de ese diálogo y síntesis de civilizaciones, presidido por el afán de la búsqueda de la verdad y del bien común.

Desde esta experiencia similar, pero también desde nuestra vocación europea y atlántica, nos satisface contar con el concurso de Kazajstán en los esfuerzos por que la paz y la seguridad arraiguen sólidamente en nuestro continente y en el mundo entero.

La colaboración entre nuestros países se desarrolla ya satisfactoriamente en algunos foros internacionales a los que ambos pertenecemos. Es el caso de la Conferencia sobre la Seguridad y la Cooperación en Europa o del Consejo de Cooperación del Atlántico Norte.Kazajstán puede contar con el respaldo español para hacer más intensa y fructífera la relación con los organismos desde los que se construye nuestro futuro común.

Señor Presidente, un cambio de la trascendencia del que ha tenido lugar en vuestro país debe estar acompañado de garantías para la paz. Estad seguro de que, a este respecto, España aprecia vuestra aportación y agradece la sabiduría y la nobleza con que habéis sabido contribuir a la seguridad y la estabilidad de nuestro continente y del mundo. Pocos Estados han podido hacer tanto en tan poco tiempo en este sentido.

La adhesión de Kazajstán al Tratado de no proliferación en calidad de país no poseedor de armas nucleares, es una importante y alentadora contribución a la paz, y ha hecho a vuestro país acreedor a la mayor consideración internacional.

También admiramos el compromiso, que vuestra excelencia ha favorecido, de respeto a los principios democráticos y a los derechos humanos y libertades fundamentales de los ciudadanos, sin diferencias étnicas, culturales o religiosas. España comparte la firme convicción de que solamente desde esas bases puede garantizarse el bienestar y la tranquilidad de los pueblos. Por tanto, señor Presidente, podéis contar con nuestro apoyo decidido en todo aquello que redunde en el más sólido arraigo de los principios y métodos democráticos en vuestro país.

Señor Presidente, sabemos que Kazajstán es un país de inmensas posibilidades. A su riqueza natural se une una población que ha sabido mantener la sabiduría de una agricultura de regadío y, al mismo tiempo, abrir las tierras vírgenes, levantar industrias con espíritu de pioneros y conservar una gran tradición textil. Estamos convencidos de que construirá un futuro del que se sentirá orgulloso.

Nuestro planeta es patrimonio común de toda la humanidad, presente y futura. Participamos, en consecuencia, de vuestra preocupación por la tragedia de la desecación del mar de Aral, de consecuencias ecológicas y humanas tan impresionantes. Desde su soberanía, Kazajstán sabrá guiar la explotación de sus inmensos recursos naturales en beneficio no sólo de las generaciones presentes, sino también de las futuras. Apreciamos las iniciativas de recuperación del mar de Aral, que deben ser apoyadas por toda la comunidad internacional y que, desde luego, contarán con el apoyo de España.

Señor Presidente, vuestra visita a España, la primera como Presidente de la República de Kazajstán, constituye un hito decisivo en el desarrollo de nuestras relaciones. Estamos seguros de que nos permitirá identificar los puntos de armonía y coincidencia que existen entre España y Kazajstán, y contribuirá, sin duda, a consolidar los sentimientos de respeto y amistad entre nuestras naciones.

La distancia geográfica que nos separa no ha de ser un obstáculo, sino un estímulo, para que nos esforcemos en establecer mecanismos de cooperación e intercambio entre nuestras instituciones, nuestras empresas y nuestras gentes.

Con esa intención, se ha firmado hoy una serie de acuerdos que establecen los principios que han de regir el conjunto de nuestras relaciones, y ponen las bases para un desarrollo mayor de nuestros vínculos económicos.

Nuestro trato recíproco debe ser, a partir de ahora, más abierto y frecuente, orientado al mejor provecho de nuestros intereses comunes. Por lo que a España se refiere, podéis contar con nuestra firme voluntad de ampliar y profundizar los lazos que nos unen y buscar las más sólidas bases de cooperación en todos los ámbitos.

Al concluir, señor Presidente, reiterándole el aprecio que me merece Vuestra Excelencia, deseo brindar por vuestra salud y felicidad personal y la de la señora de Nazarbáiev, por el bienestar y prosperidad de vuestro pueblo, y por el desarrollo, mutuamente provechoso, de las relaciones entre nuestros dos países.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+