Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en el almuerzo ofrecido al Presidente de la República de Angola

Palacio Real de Madrid, 18.11.1996

S

eñor Presidente,

Es para mí muy grato recibiros hoy en Madrid con motivo de vuestra visita oficial a España, una visita que reabre en nosotros el magnífico recuerdo de la que efectuasteis en 1991. La República de Angola no sólo ha mantenido tradicionalmente con España excelentes y fructíferas relaciones, sino que además constituye uno de los principales focos de atención y actuación para el desarrollo de la política española en esa parte de África.

Es el vuestro un país al que España se siente próxima, por la afinidad de lengua y cultura a través de la hermosa lengua portuguesa, y por el carácter de sus habitantes, a quienes los avatares de la historia han enraizado culturalmente en una doble herencia, latina y africana. Ello explica el constante interés de mi país por la prosperidad y el bienestar de Angóla desde que alcanzasteis vuestra independencia, hace ya más de veinte años.

Vuestra visita a Madrid reitera y confirma la profundidad y la calidad de los vínculos que nos unen.

Señor Presidente,

La relación de España con África, dentro de los principios y criterios de la acción internacional española, se ha caracterizado por nuestro apoyo a los procesos de paz en curso. El éxito alcanzado por muchos de ellos ha reforzado, sin duda, el interés español en el continente africano, que lucha ahora por alcanzar una estabilidad que propicie el auténtico despegue político y económico.

Asistimos a un profundo fenómeno de transformación en los Estados y las sociedades africanas que se abren hoy a la modernidad política y al desarrollo económico, a partir de la propia tradición cultural y de las formas de convivencia social heredadas. El camino no es fácil, pero todos hemos de recorrerlo con determinación y confianza en el futuro.

Como bien sabéis, España defiende el principio de cooperación y lo ha apoyado con absoluta convicción, tanto en la Unión Europea como en las organizaciones internacionales, en cuanto fundamento de las relaciones entre el mundo industrial y los nuevos países africanos Y así hemos querido plantear siempre nuestra relación con la República de Angola qué hoy representáis entre nosotros.

Consideramos también de especial importancia que los pueblos africanos puedan perfeccionar de forma pacífica sus estructuras políticas, económicas y sociales, de suerte que se generalicen en todo el continente la democracia y el respeto a los derechos humanos.

En efecto, es impensable llegar a un desarrollo en el plano material que mejore las condiciones de vida de las poblaciones africanas, si ello no va acompañado por el correspondiente progreso en el respeto a los derechos fundamentales de la persona.

Pero no sólo debemos profundizar en la valoración de.. los derechos humanos, como lo hemos ido haciendo laboriosamente en nuestras propias sociedades europeas, sino que también hay que atender a derechos básicos de contenido social y económico, sin los cuales los pueblos difícilmente entenderían el valor de las instituciones y los marcos jurídicos que les propone el mundo moderno.

Sabemos que es ésta una preocupación constante de Vuestra Excelencia, que España aprecia y apoya.

Dentro de esta preocupación general de España por la paz, el desarrollo y el bienestar de los pueblos africanos, se inscribe la consternación con la que el Gobierno y el pueblo español están siguiendo los trágicos acontecimientos de la región de los Grandes Lagos.

España, ajena a la pasada historia política de la región, viene desplegando en los países de la zona la acción humanitaria de sus cooperantes y religiosos, cuatro de los cuales acaban de pagar con su vida su noble y desinteresada dedicación a la población local del Kivu.

Reflejo asimismo de nuestra preocupación por los acontecimientos del Este del Zaire y la configuración de una situación de grave crisis humanitaria, lo constituye también el ofrecimiento del Gobierno español para participar con sus fuerzas en el contingente qué, bajo el patrocinio de las Naciones Unidas, pueda desplegarse próximamente en !a zona, para hacer llegar la ayuda humanitaria de urgencia y facilitar el retorno voluntario y ordenado de los refugiados hacia sus puntos de origen.

Señor Presidente,

Siendo como es Angola uno de los países africanos próximos a España, es lógico que prestemos especial interés al importante momento que vive vuestro país, una vez superado el largo conflicto que le aquejó casi desde su independencia, gracias a los Acuerdos de Paz de Bicesse, en mayo de 1991, y a la posterior conclusión del Protocolo de Lusaka, en noviembre de 1994.

El camino ha sido difícil y todavía se encuentra en una fase muy delicada. No es ésta la ocasión para analizar los elementos que hoy se discuten y los obstáculos que hay que vencer. Contáis, para ayudar a resolverlos, con el apoyo de vuestros vecinos y amigos africanos, con el de las Naciones Unidas y con el de representantes caracterizados de la comunidad internacional, como son los Estados Unidos, Rusia y nuestro país hermano, Portugal.

Yo quiero expresaros también, con la amistad que nos une, el respaldo de España a los esfuerzos de vuestro Gobierno para culminar la reconciliación nacional de todas las fuerzas políticas angoleñas y el deseo de que esa reconciliación, en los términos que se han pactado y que todos deben respetar, conduzca a un futuro de paz y ventura en el que los amigos de Angola, y en particular España, estén presentes.

Levanto mi copa, Señor Presidente, para brindar por la prosperidad de Angola, de su pueblo y de su Gobierno, para formular mis votos más sinceros por la concordia y para que se incrementen y estrechen las excelentes relaciones existentes entre nuestros dos países.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+