Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey a la colectividad española de Uruguay

Uruguay(Montevideo), 15.11.1996

Q

ueridos compatriotas, os agradezco a todos los aquí reunidos el que hayáis venido desde distintos puntos del Uruguay para este grato encuentro, que nos ofrece la oportunidad de intercambiar con vosotros impresiones sobre temas que a todos nos interesan.

Se dice que el español que visita América revalida su condición de tal.

De vosotros, españoles que vivís y trabajáis en un país americano tan cercano en muchos aspectos, aunque lejano de vuestros lugares de origen, puede decirse con toda propiedad que sois españoles de especial calidad.

Hubiéramos querido visitar cada una de vuestras casas y centros regionales pero la breve duración de esta visita no lo hace posible.

No obstante, quiero que sepáis que la Reina y Yo somos conscientes de la obra que día a día realizáis en este país hermano y que compartimos vuestros problemas e inquietudes.

Uruguay es quizá, dentro de los países de Hispanoamérica, el que mayor aporte de sangre española tenga en proporción a su población.

Es, por tanto, un orgullo para mi, como para todos los españoles que visitan Uruguay, constatar que vuestro esfuerzo diario ha servido para ayudar en la construcción de este gran país. Con similar talante lucharon para conquistar la independencia quienes también llevaban sangre española: Artigas, Rivera, Oribe, Lavalleja y tantos otros Próceres.

Quiero hacer especial mención a la importante contribución que hizo la colectividad española al sistema sanitario de Uruguay con la creación de las Mutualidades de Salud que llevan en funcionamiento más de 100 años y reúnen a más de 300.000 afiliados.

Es justo resaltar también, y agradeceros, la, difusión que hacéis de nuestra cultura, visible en todos los ámbitos de la vida de Montevideo, tan parecida a una ciudad española y que nos hace sentir como en nuestra Patria.

Vuelvo a este país trece años después de mi primera visita, una vez restablecida en él la democracia representativa, en un momento en que en América Latina el régimen de respeto a las libertades y a los derechos de la persona es norma y no excepción. Os pido a todos, a fin de conservarlo y profundizarlo, que continuéis trabajando por una sociedad más libre y más justa donde no quepa discriminación ni privilegio.

La Reina y Yo os damos de nuevo las gracias, de todo corazón, por la acogida que nos habéis dispensado.

 

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+