Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la sede de la Junta de Castilla y León

Valladolid, 20.05.1997

S

eñor Presidente de la Junta de Castilla y León,Autoridades,Señoras y Señores,

Permitanme que inicie mi intervención agradeciéndoos a todos vuestra cordial bienvenida, y en particular al Presidente de la Junta por manifestarla con sus afectuosas palabras.

Con ésta primera visita oficial a la Comunidad Autónoma de Castilla y León cumplo el deseo, que siempre he tenido, de conocer más directamente esta tierra que nos recuerda a cada paso las hazañas de los Reyes de quienes desciendo y de los hombres y mujeres que construyeron con su esfuerzo un proyecto histórico de vocación universal.

Me acompaña también el entrañable recuerdo de mi abuelo Don Juan de Borbón, nacido en esta Comunidad, cuya Medalla de Oro recibió con especial orgullo y afecto.

Por todo ello me encuentro entre vosotros como en casa, y os hablo con la llaneza familiar que conviene al amigo y no al huésped de paso.

Sé que os importa más ser que parecer, y que a lo largo de siglos espléndidos nos habéis dado ejemplos de generosa entrega a objetivos perdurables e integradores, huyendo siempre de lo que es mudable y excluyente.

Aquí se reunieron las más antiguas Cortes de Occidente para articular por vez primera las relaciones de la Corona con su pueblo, y se sentaron las bases del Derecho internacional como un sistema de derechos y obligaciones recíprocas entre partes iguales.

Este es el hogar en que nació y creció la lengua castellana, que vertebra nuestra convivencia mediante los  vínculos del entendimiento y la solidaridad entre los españoles, y de todos nosotros con un continente del que a través de ella también somos parte (me refiero claro está al gran Continente Américano).

Vuestra historia es grande y las virtudes que la forjaron también. Hoy debéis mantenerlas con orgullo y emplearlas para enfrentar el presente con la autenticidad que os carateriza y la eficacia que reclama nuestro tiempo. Por mi parte, vengo a convivir con vosotros, a escuchar vuestras inquietudes y participar en vuestras iniciativas. Quiero conocer de cerca la realidad que vivís y alentaros a construir sobre ella el futuro que deseáis.

A lo largo de estos días voy a explorar no sólo vuestra geografía, sino los puntos de encuentro en los que se ventila el porvenir de la economía, el progreso social, la puesta al día de vuestro ingente patrimonio cultural y la explotación de los recursos turísticos y medioambientales que constituyen una de las riquezas principales de esta Comunidad y verdadero orgullo para todos los españoles.

Sé del interés de esta Junta y de las instituciones castellanoleonesas por remover los obstáculos que entorpecen vuestro camino y despejar las incógnitas que inevitablemente van a plantearse en el transcurso de su recorrido.

Conseguir este objetivo requiere además, hoy más que nunca, suscitar la voluntad, que sé no os falta, tanto para emprender la necesaria modernización de vuestras estructuras productivas y de servicios como para cooperar a su buena marcha.

El porvenir está en vuestras manos. A todos os animo a espolear vuestra imaginación en torno a un proyecto atractivo de renovación, capaz de sustentar un desarrollo equilibrado de las diversas provincias que constituyen esta Comunidad y que transmita el mensaje de ilusión y optimismo que Castilla y León merecen, y España necesita, y para el que desde ahora podéis contar con mi respaldo y apoyo.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+