Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el acto de apertura del Congreso "El Hombre y el Suelo ante el tercer milenio"

Valencia, 28.03.2000

-

Excmo. Sr. Presidente de la Generalitat Valenciana.- Excma. Sra. Ministra de Medio Ambiente.- Sra. Alcaldesa.- Excmo. Sr. Presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.- Excmo. Sr. Presidente del CIDE y Presidente de la Sociedad Europea de Conservación del Suelo.- Autoridades- Distinguidos Invitados.

Supone para mí, señoras y señores, un honor y un gran placer acudir a Valencia para presidir el acto inaugural de este Congreso Internacional sobre el Suelo y su problemática medioambiental. Agradezco mucho la invitación y permítanme que exprese mi reconocimiento a los organizadores y a la Sociedad Europea para la Conservación del Suelo por su puesta en marcha, y también a los participantes por el esfuerzo que dedican todos al avance científico en todas las áreas que afectan al suelo como la base y la fuente de nuestra vida; al fin y al cabo, sobre él vivimos y de él comemos.

Ante todo, por la importancia del tema que aquí va a tratarse y su especial trascendencia en España, creo que nos obliga a adoptar una postura bien fundada sobre este problema, y a comprometernos seriamente en su tratamiento y en la búsqueda de soluciones apropiadas.

Mi presencia aquí tiene como objetivo principal el de alertar nuestra conciencia colectiva y apoyar una iniciativa que estoy seguro contribuirá a ilustrar y encauzar un asunto que tan directamente nos concierne, pero que a diario nos resulta difícil de tener en cuenta como algo urgente y quizá también vital para la supervivencia de nuestro mundo tal y como lo conocemos y queremos.

Si el milenio que comienza nos ofrece desafíos apasionantes en el desarrollo humano, en el avance científico, en nuestra interacción con la Naturaleza y también en la necesidad de ofrecer respuestas a nuevas demandas sociales y culturales, sin duda uno de los hechos más importantes del final del siglo XX es la incorporación de la dimensión ambiental al acervo cultural de las sociedades avanzadas, aunque no solamente de estas; pero son efectivamente las que pueden ayudar más a evitar o solucionar los problemas que el Medio Ambiente nos presenta.

Esta mejor percepción y relación con el entorno natural constituye sin duda un enriquecimiento de la dimensión humanística y cultural de nuestra sociedad, a la vez que proporciona un campo inagotable para la investigación científica que nos da soluciones a problemas que surgen de nuestra actividad y su impacto sobre el Medio o de los procesos naturales (y violentos) que no controlamos.

La opinión pública y los medios de comunicación, en ocasiones no exentos de alarmismos excesivos, pero siempre en vanguardia de la conciencia colectiva proponiendo incluso muchos cambios necesarios,  siguen con atención  los graves problemas ambientales que afectan a los mecanismos de funcionamiento y regulación de los sistemas naturales, y a sus equilibrios exactos y sorprendentes, que hacen posible el desarrollo de la vida en la Tierra.

 Entre ellos destacan los cambios de muy diverso tipo, que se reflejan en la fisonomía del mundo natural de hoy y que, por tanto, han afectado al desarrollo y evolución de los suelos.

El hombre y su tecnología, en demasiados casos, han potenciado la degradación de este medio. Y aunque existen tempranos antecedentes históricos de alerta y denuncia que hoy día tienen un gran valor cultural, actualmente, la degradación del suelo ha ido incrementándose y se estima que la superficie de tierra perdida a nivel mundial es equiparable o incluso mayor que el área actualmente cultivada.

Dentro del fenómeno de la degradación del suelo son los procesos de erosión los que presentan un mayor impacto, sobre todo en los ambientes mediterráneos, a los que corresponde una gran parte de nuestro territorio, ya que inciden directamente en la progresión de una amenaza tan grave como es el proceso de desertificación.

El suelo es tan omnipresente en las actividades humanas que casi pasa desapercibido; no obstante, es un elemento crucial tanto por su contribución en las actividades de producción agroalimentaria, como por su repercusión en los demás componentes de los sistemas naturales.

Los procesos de pérdida de biodiversidad y de emisión de gases con efecto invernadero, la disminución de recursos hídricos, y los problemas de contaminación, están íntimamente relacionados con la estabilidad y el buen funcionamiento del sistema suelo.

Un uso adecuado y un buen mantenimiento de los recursos edáficos son garantía de la producción agraria, de la calidad paisajística y del buen funcionamiento del ciclo hidrológico. Sin embargo, no pueden desarrollarse actuaciones inteligentes de uso y conservación del suelo sin el componente esencial del conocimiento científico de los procesos y factores involucrados, ni tampoco del componente socio-económico, costes, educación, infraestructuras, etc.

Pero es ese conocimiento científico, precisamente, la nota característica de este Congreso, que esperamos constituya un gran foro de debate, con la aportación de las últimas tendencias y resultados de investigación, y que confiamos también sirva de estímulo y acicate para que nuevas generaciones de jóvenes científicos se aproximen a estudiar y entender el funcionamiento de uno de los componentes esenciales del ecosistema terrestre.

La Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, en cuanto apuesta por el futuro, constituye un escenario especialmente adecuado para el desarrollo de estos trabajos, que estoy seguro van a aportarnos conocimientos y orientaciones de gran valor, que permitan elaborar propuestas de actuaciones y medidas concretas, y hagan más aguda y consciente la sensibilidad de nuestros conciudadanos en esta materia.

Al saludar a cuantos van a participar durante estos días en una tarea tan necesaria e importante, les animo a emprenderla uniendo razón y emoción para, permítanme la expresión, "mantener  los pies en el suelo", y les animo a explorarla con la profundidad y eficacia que indudablemente requiere.

Declaro inaugurado el Tercer Congreso Internacional de la Sociedad Europea de Conservación de Suelos "El hombre y el suelo ante el Tercer Milenio".

Bienvenidos a España y a Valencia.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+