Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la cena ofrecida al Presidente de la Federación Rusa

Madrid, 13.06.2000

S

eñor Presidente, Señora,

En este vuestro primer día de estancia en España, la Reina y yo os damos nuestra bienvenida cordial y calurosa y os expresamos nuestra satisfacción por vuestra presencia en nuestra tierra, en la seguridad de que esta visita contribuirá decisivamente a intensificar los lazos de amistad entre los pueblos ruso y español y el entendimiento y cooperación entre los dos Gobiernos.

Confiamos, Sr. Presidente, que vuestra estancia entre nosotros os permita un mejor conocimiento de la realidad española y de los logros obtenidos en estos años de democracia, que han hecho de España un país moderno y desarrollado y en el que imperan los ideales de paz, libertad, solidaridad y justicia.

Sabemos que Rusia está empeñada en un proceso de reformas y de construcción de un estado de derecho que asegure a sus ciudadanos los niveles de libertad, justicia y bienestar a los que aspiran. El camino recorrido ha sido largo y esperanzador. Y aunque queden aún no pocos obstáculos, estamos persuadidos de que Rusia alcanzará las metas que se ha propuesto. En esta tarea, contáis con la confianza mayoritaria del pueblo ruso otorgada en las recientes elecciones.

Si la fuerza de una nación depende en gran medida de la capacidad de las personas que la forman, los españoles sabemos que Rusia cuenta con un capital humano muy cualificado, que constituye un factor determinante para la consecución de los objetivos que vuestra excelencia se ha propuesto.

Señor Presidente,

El final de la guerra fría ha supuesto profundas transformaciones políticas. Han desaparecido los bloques antagónicos. El enfrentamiento ha dejado paso al diálogo como fórmula de acercamiento entre los pueblos. Los valores de conciliación, el respeto y la convivencia pacífica son los caminos adecuados para hacer frente a los nuevos desafíos.

La geografía ha querido que España y Rusia sean las dos alas de Europa. Mi país, después de un largo periodo de aislamiento, ha recuperado plenamente su protagonismo en el viejo continente y se encuentra firmemente anclado en la Unión Europea y en las demás estructuras de integración continental. Rusia es también parte esencial de la cultura y de la civilización europeas. Sin su contribución no podrían explicarse la Europa moderna y la contemporánea. Tanto españoles como rusos concebimos Europa como un espacio común de civilización, una comunidad de creencias y principios, un lugar donde deben imperar el respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales.

Es cierto que en estos últimos años esa vieja Europa ha sido escenario de problemas y dificultades que todavía no han sido definitivamente resueltos. Pero no lo es menos, que nuestros dos países tienen la firme voluntad y determinación de hacer frente a los desafíos del presente y del futuro. Estos valores compartidos hacen de España y Rusia socios naturales y constituyen la base de la relación privilegiada que la Unión Europea desea establecer con su país.

España, Señor Presidente, os ofrece también su cooperación en su doble dimensión iberoamericana y mediterránea. El descubrimiento de América creó un nuevo espacio político, cultural y económico que hoy se articula en diferentes naciones a las que los españoles nos sentimos estrechamente unidos por razones de historia, lengua y cultura, intereses e ideales.

Del mismo modo, la vocación mediterránea ha estado siempre presente en España y a ella dedicamos muchos de nuestros esfuerzos. La conferencia de Barcelona ha puesto en marcha un proceso de diálogo y cooperación para impulsar en nuestro mar común las ansias de libertad, estabilidad y desarrollo. En Oriente Medio España también trabaja esperanzada para lograr una solución pacífica, global, justa y duradera para los pueblos de la región.

Señor Presidente,

El marco de cooperación estrecha entre España y Rusia requiere la intensificación de nuestras relaciones bilaterales. Es mucho el camino que hemos recorrido desde 1977. Nos corresponde ahora reforzar y profundizar nuestra colaboración apoyándonos en los valores democráticos compartidos y en la corriente de simpatía y afinidad que une a nuestros dos pueblos.

España reconoce el papel de singular importancia que Rusia desempeña en la escena internacional y desea establecer una relación dinámica con su país. Para ello, hemos de intensificar el diálogo político y los contactos regulares y aumentar el nivel de cooperación en las cuestiones multilaterales que a ambos nos interesan. Debemos también fomentar nuestros intercambios comerciales y crear las condiciones adecuadas para mejorar el grado de conocimiento mutuo entre nuestros empresarios. El encuentro que mañana mantendréis con muchos de ellos será sin duda de suma utilidad.

También mañana se firmarán varios acuerdos hispano-rusos en diferentes ámbitos que darán un nuevo impulso a nuestra cooperación bilateral. España se ha fijado como uno de sus objetivos prioritarios la apertura del Instituto Cervantes en Moscú con el fin de incrementar la difusión de nuestro idioma y afirmar en vuestro gran país la presencia y el conocimiento de la cultural española. En definitiva, Señor Presidente, España está firmemente decidida a abrir nuevos canales de comunicación con Rusia en la seguridad de que una estrecha cooperación entre nuestros dos países tendrá positivos y beneficiosos efectos mutuos.

Señor Presidente,

La Reina y yo nos sentimos muy honrados con vuestra Visita Oficial a España a poco más de un mes de vuestra investidura. Para mí será una gran satisfacción recibiros de nuevo en mi país en Visita de Estado.

En nombre del pueblo y del Gobierno Español os deseo el mayor de los éxitos en vuestra tarea de hacer de Rusia un país próspero y democrático que contribuya activamente a la estabilidad europea e internacional.

En esa perspectiva, levanto mi copa, Señor Presidente, por la amistad entre España y la Federación Rusa, por el bienestar y la prosperidad de nuestros pueblos y por la ventura personal de vuestras Excelencias y de los miembros de la delegación que le acompaña.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+