Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la reunión del Patronato del Instituto Cervantes

Palacio Real de Madrid, 09.10.1997

N

os reunimos de nuevo para examinar la labor y los proyectos del Instituto Cervantes, en este Palacio que alberga tantas memorias y testimonios de la Historia y la cultura españolas.

A lo largo de 1997 hemos tenido ocasión de acompañaros en momentos de importancia en la vida  de esta institución.

En febrero inauguramos en el centro de El Cairo la nueva biblioteca, un hilo más en la tupida trama de nuestra relaciones con el mundo y la civilización islámicos, a los que tanto aportamos en una de las etapas más brillantes de nuestro pasado.

Dos meses después abrimos en Zacatecas el Primer Congreso Internacional de la Lengua Española, y con él una amplia e interesante reflexión sobre nuestro idioma y los medios de comunicación, un tema de gran calado que afecta de lleno a la difusión y el peso del español en el mundo actual.

También merece nuestro recuerdo la reunión de hispanistas que ha tenido lugar este año en Córdoba,  y en la que, conforme a lo que dispone vuestra ley fundacional, habéis certificado la gratitud que debemos a quienes supieron expresar en  momentos dificiles nuestras señas de identidad.

Valoramos también como se merece el apoyo de tan destacados especialistas, incluso en circunstancias más optimistas, como son las presentes, a la hora de desplegar en toda su amplitud las promesas de la realidad que hoy vivimos.

Estos tres acontecimientos destacan aspectos ineludibles de vuestro quehacer: la actualización de nuestro glorioso pasado, la aventura del porvenir y la apertura hacia quienes nos acompañan en el camino.

Venimos de lejos. Traemos un legado que es nuestro mejor patrimonio y tenemos el deber de respetar y transmitir, presentando con nueva luz los tesoros acumulados en el transcurso de los siglos y sus variadas manifestaciones a lo largo y a lo ancho de la comunidad hispanoparlante.

Es éste un derecho histórico que nos asiste y nos estimula a prepararnos para un oficio grande en el mañana sin fronteras que nos aguarda.

Contamos para lograrlo con nuestra vitalidad creativa y la dinámica de una expansión que, hoy más que nunca, se hace visible incluso más allá de las fronteras en que hasta ahora nos hemos movido.

Estamos así implicados en un proceso de crecimiento cuyo progreso hemos de multiplicar mediante el acceso y el dominio de los medios y tecnicas más actuales, suscitando la atención y promoviendo el diálogo con el mundo que nos rodea.

Manejamos una realidad muy compleja y multipolar, hecha con el concurso de muchos y que a todos necesita. Por eso debemos sentir la obligación de salir de la comodidad de nuestros confines habituales para concitar, o más bien impulsar, el concurso de cuantos desde la especialización académica, la iniciativa social y el talento individual puedan ayudarnos a llevar adelante nuestra tarea.

Creo que estamos en el camino adecuado. Tenemos un mensaje claro que transmitir, procuramos hacerlo cada día más atractivo, tanto en sus  contenidos cuanto en su  presentación  y envoltura tecnológica, y contamos con una firme voluntad política que una vez más aquí se nos ha reiterado.

Os animo, pues, a seguir recorriendo vuestra trayectoria con redoblado entusiasmo y la incansable energía que requiere este compromiso, que podéis estar seguros hago también mío.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+