Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Brindis de Su Majestad el Rey en el almuerzo ofrecido al Presidente de México

Madrid(Palacio Real), 31.01.2000

S

r. Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, Sra. de Zedillo, señoras y señores,

Constituye para mí una gran satisfacción poder acogeros de nuevo en España, país que siempre os ha manifestado su respeto y afecto.

España y México tienen hoy una relación inmejorable y su presencia estos días en Madrid, Sr. Presidente, es seguramente el mejor testimonio de esta prometedora realidad. Se continúa así el espíritu de estrecha colaboración que prevalece entre nuestros dos países, algo que hemos comprobado en varias ocasiones, en 1997, con motivo de su anterior visita a España, y en 1998, cuando la Reina y yo visitamos México.

Nuestros respectivos gobiernos vienen desarrollando una muy destacada labor para impulsar iniciativas y proyectos de interés común. Estos últimos años han sido testigo, en particular, de algunos importantes logros.

Destaca, especialmente, la consecución del Acuerdo de Asociación Económica, Concertación Política y Cooperación entre la Unión Europea y México, texto que inaugurará una más profunda y fructífera relación entre México y la Unión. Otro tanto cabe decir del proceso de las Cumbres Iberoamericanas, al cual nuestros dos países han aportado sus mejores esfuerzos, convencidos de los beneficios resultantes para la comunidad de naciones a la que pertenecemos y con la que compartimos valores, cultura y familia.

Paralelamente, resulta sumamente alentador comprobar cómo también la sociedad, los agentes económicos y los ciudadanos españoles, en general, se interesan e identifican estrechamente con su país, que es visto como un actor pujante y dinámico en la escena internacional.

Las empresas españolas, cuyas ofertas tan buena acogida han recibido en México, o las instituciones culturales, siempre activas e interesadas en desplegar su actividad al otro lado del Atlántico, son sólo alguno de los ejemplos que demuestran cotidianamente la riqueza y densidad de nuestras relaciones bilaterales.

Igualmente, en momentos sin duda dolorosos, como los vividos el pasado año con motivo de las inundaciones que afectaron a México, la sociedad española ha sabido manifestar su solidaridad y su proximidad con el pueblo mexicano.

Su visita, Sr. Presidente, nos permite poner de manifiesto, una vez más, que la tupida red de contactos e intereses compartidos, traducen la real cercanía de espíritu existente entre nuestros dos países.

Señor Presidente, Sra. de Zedillo,

Con mis mejores deseos de ventura personal, levanto mi copa y brindo por la amistad y el futuro de las fraternas relaciones entre nuestros dos pueblos.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+