Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey a la Fundación Cotec

Madrid, 08.06.1999

C

uando hace diez años dábamos los primeros pasos del proyecto empresarial que daría lugar a la constitución de la Fundación Cotec, estábamos iniciando un proceso de largo alcance, que sólo el paso del tiempo, la confianza y la tenacidad podrían ir madurando y desarrollando.

Ha pasado una década y estamos ya en condiciones de contemplar con perspectiva los resultados de la labor de reflexión, análisis y sensibilización que habéis venido llevando a cabo.

Estos diez años de Cotec demuestran la trascendente labor que pueden hacer nuestras empresas cuando asumen sus responsabilidades en aras del interés general y de la modernización y el dinamismo del conjunto empresarial.

Confirman también la utilidad y la necesidad de una sociedad activa que dé fuerza y estabilidad a nuestros proyectos sociales y culturales, rompa con inercias y avance en la búsqueda de caminos nuevos, en un horizonte común de solidaridad y bienestar.

Una de las pautas que definen el carácter de nuestro tiempo es la de la necesaria complementariedad entre las iniciativas públicas y privadas, en la solución de los nuevos problemas. Pensamos, por tanto, que la presencia de representantes autonómicos y empresariales en nuestro Patronato, es la mejor garantía de la solvencia y el futuro de las iniciativas de Cotec.

El fomento del diálogo que sobre el tema de la innovación se produce en el campo local o regional, contribuye de forma eficaz a acercar los procesos de cambio tecnológico a los agentes sociales y a lograr con ello una mejora sensible en el progreso de las pequeñas y medianas empresas hacia una modernización de sus procesos de calidad.

Nos produce igualmente gran satisfacción comprobar que el Libro Blanco que se presentó el año pasado en nuestra Asamblea Pública ha colmado con creces las expectativas que teníamos puestas en su conocimiento y difusión.

Las múltiples y fecundas reuniones en las que se han discutido y analizado sus conclusiones en todo el país, avalan la oportunidad de su publicación y nos reafirman en el cumplimiento de nuestros objetivos fundacionales. Los datos del informe del 99, que acabamos de conocer, muestran, con la evidencia de las cifras, que avanzamos a buen ritmo en el desarrollo de la innovación. Es extraordinario y alentador el crecimiento de las exportaciones españolas de productos de alta tecnología.

Aunque no hemos conseguido todavía el ritmo de gasto en I+D que requiere la sociedad del conocimiento, me complace constatar que la ciencia española evoluciona satisfactoriamente en este sentido. Sabemos que es esa la base necesaria para que España ocupe el lugar que merece en el contexto tecnológico europeo.

Cuando hablamos de innovación nos estamos refiriendo a un cambio en las tendencias de fondo del sistema, que afecta sustancialmente al mantenimiento de los elementos básicos del bienestar social. Innovación significa empleo estable y de calidad, inserción de nuestros jóvenes en un proyecto común ilusionante y solidario.

Es esa una tarea de importancia capital para la que se requiere el concurso de todos: de los poderes públicos y las organizaciones sindicales y patronales, de los centros de investigación, y del sistema educativo en su conjunto y, especialmente, de las universidades, cada vez más comprometidas en sus relaciones con la industria y la sociedad.

Quiero agradecer a los Patronos de Cotec el meritorio esfuerzo que están realizando para fortalecer y extender la idea de que el futuro de nuestro país depende esencialmente de nuestra capacidad innovadora.

Formamos parte en estos momentos de un proyecto europeo, ambicioso y esperanzador, en el que el desarrollo tecnológico juega un papel decisivo. No debemos tampoco olvidar que nuestro papel en Europa adquiere una dimensión especial por nuestros vínculos con las sociedades y los países iberoamericanos.

Consolidado el proyecto Cotec en nuestro país, debemos contemplar el ámbito iberoamericano, en el que cada vez es más extensa e intensa la presencia empresarial española. Podemos ofrecer ideas y proyectos para que sirva para fortalecer su desarrollo tecnológico. Este es nuestro deber moral e histórico, que está hoy más que nunca en nuestras manos.

Se levanta la sesión.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+