Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias a la comunidad española en Lisboa.

Portugal(Lisboa), 02.06.2003

M

e alegra muy especialmente poderme reunir con todos vosotros con ocasión de mi visita a Portugal.

No es la primera vez que visito este querido país por el que siento un especial afecto y al que como bien sabéis todos, mi familia está unida por tantos lazos.

Portugal es un país de singular importancia para España. Un país amigo, vecino, aliado, y socio en la Unión Europea, de especial relevancia cultural e histórica dentro de nuestro continente. Con mi visita a invitación del Presidente de la República deseo contribuir a estrechar aún más nuestros vínculos de amistad y cooperación con Portugal, así como también ahondar en mi conocimiento de la realidad portuguesa. Pero siempre ha de quedar un tiempo para interesarme por la situación de los españoles que aquí habéis establecido vuestra residencia.

Estoy seguro de que habéis sido recibidos en Portugal con la misma hospitalidad y simpatía que demostraron hace años los portugueses hacia mi familia y también estoy convencido de que habéis sabido corresponder a esa hospitalidad con vuestro afecto y trabajo.

Nuestros intercambios culturales, económicos y políticos han crecido mucho en los últimos años. En el plano internacional compartimos muchos intereses comunes. Pero el mayor conocimiento mutuo y la búsqueda de nuevos proyectos conjuntos resultan áreas prioritarias para reforzar la amistad hispano-portuguesa.

En el ámbito educativo, el Instituto Español de Lisboa no sólo es uno de los mayores de cuantos tiene España en el exterior, sino que ha adquirido un prestigio creciente. La presencia en él de un número importante de alumnos portugueses favorece ese mejor entendimiento y conocimiento mutuos. Lo mismo ocurre con el Instituto Cervantes de Lisboa cuyo éxito también me consta.

En el plano económico, la presencia empresarial y las inversiones en ambos sentidos son la mejor prueba de la confianza que españoles y portugueses han depositado en el futuro de nuestros respectivos países. Hoy la relación bilateral hispano-portuguesa es especialmente rica, variada e intensa y abarca muchos otros ámbitos de actividad que van desde los intercambios universitarios, el medio ambiente y la innovación tecnológica, al transporte y las infraestructuras.

Me alegra poderme reunir también con los representantes del Centro Gallego y de la Casa de España, con los miembros de las Fuerzas Armadas españolas que prestan servicio en Portugal en el marco de la OTAN, así como con el personal de la Embajada y del Consulado en Lisboa. Merece asimismo un especial reconocimiento la meritoria labor que desde hace muchos años desarrolla la Beneficencia Española en esta capital, una institución que, con razón, tanto apreciaba mi abuela Doña María.

Concluyo mis palabras reiterando mi alegría por estar hoy con todos vosotros y agradeciendo vuestra presencia, no sin animaros a perseverar en vuestro trabajo y contribución diaria al estrechamiento de nuestras relaciones de amistad y cooperación con Portugal.

Muchas gracias.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+