Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la entrega del Premio Internacional de Poesía "Ciudad de Granada, Federico García Lorca"

Granada, 17.12.2004

L

a Princesa y yo compartimos la gran alegría de estar hoy en Granada, con motivo de la entrega del Premio Internacional de Poesía "Ciudad de Granada, Federico García Lorca", cuya primera edición distingue al admirado poeta Ángel González, a quien recientemente tuvimos el gusto de encontrarnos durante nuestro viaje por esa tierra norteamericana tan española que es Nuevo México. Un lugar que atesora muchos años de su vida y por la que siente una especial adoración. Para este ovetense, crítico y viajero, los premios no son novedad. Ya recibió el "Antonio Machado", el "Príncipe de Asturias" de las Letras y el "Reina Sofía de Poesía Iberoamericana"; pero recibir la I edición de éste con el nombre de Lorca es un hito en su vida al que, con toda seguridad, él da una importancia muy íntima y satisfactoria.

Este acontecimiento literario nos da la oportunidad de estar de nuevo en Andalucía. Hoy no será para vibrar con la emoción de un triunfo deportivo, pero venir a esta tierra tan entrañable de España nos ensancha el corazón y nos hace recordar el gran afecto que nos une a ella y su calidez al ejercer la vocación hospitalaria que la historia y la cultura tan admirables en ella han labrado.

La visita que realizamos también nos ha permitido visitar la Exposición "Los Reyes Católicos y Granada", organizada por la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales en colaboración con entidades granadinas y andaluzas, en la que se pone de relieve la enorme trascendencia de la insigne figura de la Reina Isabel La Católica para la historia de España. Para mi, se trata además de un reencuentro con esta incomparable ciudad de Granada, en la que pasé algún tiempo durante mi formación en la Escuela de Pilotos de Helicópteros del Ejército del Aire. Un período que me permitió acercarme más a su realidad cotidiana, que por sus singulares características siempre imanta y emociona.

En el acto que celebramos hoy se dan cita una ciudad, un género literario, un gran hombre y una lengua.

Resulta lógico que Granada, que cuenta con un riquísimo patrimonio histórico y con una larga tradición, quiera hacer de la cultura y de la palabra una de sus señas de identidad más características. Pueblos y civilizaciones del mundo han pasado por estas tierras, dejando sus huellas, sus edificios, sus palabras ..., y conformando una ciudad capaz de llevar su nombre a otros pueblos y a otras civilizaciones. La Alhambra, además de un monumento único e inagotable, es una de las ediciones de poesía más hermosas de la historia, porque sobre los muros y las cúpulas del palacio árabe se escribieron versos de un tiempo trascendental para Granada, para Andalucía y para España. En la ciudad conviven los sonidos de las fuentes árabes y los campanarios cristianos, y de esta convivencia ha surgido su historia, viva en las palabras de poetas como Pedro Soto de Rojas, Luis Rosales o Federico García Lorca.

La feliz iniciativa del Ayuntamiento de Granada de convocar este Premio Internacional, para distinguir y reconocer la trayectoria literaria de los mejores poetas españoles e hispanoamericanos, pone de manifiesto, de una parte, su sentimiento de gratitud hacia la obra y la persona de un poeta y dramaturgo universal, Federico García Lorca; y de otra, la evidencia de cómo la poesía sigue teniendo vigencia en cuanto vehículo vital de comunicación y expresión entre los hombres.

Poesía es la palabra. "Palabra en el tiempo" según Antonio Machado, que la definió de esta forma tan totalizadora. Pero la grandeza y el esplendor de la poesía es algo más: "la poesía, la gran poesía, está unida inseparablemente a la vida", escribió Ángel González en su alegato de Alburquerque de 2002, y Miguel de Cervantes puso en boca de Don Quijote de la Mancha palabras muy cuerdas para definir la poesía como una "alquimia de virtud". El poeta busca en su conciencia y en sus recuerdos lo mejor de sí mismo para convertirlo en palabras y para establecer un diálogo con los demás. Las palabras compartidas del poeta significan una reafirmación personal y un hermanamiento con los otros.

Federico García Lorca nació en la vega de Granada, respiró el aire de la ciudad, la intimidad de sus pequeñas plazas, y cruzó el mar para hermanarse con las calles de Nueva York, con los teatros de Buenos Aires o con los sones de La Habana. García Lorca recogió la tradición granadina para convertirla en presente vivo, en camino hacia el futuro, y eso es lo que hace hoy Granada al fundirse con su nombre en la denominación de un premio de poesía. Unida está, efectivamente, la figura de Federico a su ciudad. "Si me muero dejad el balcón abierto", ordenó el poeta en su poema. Y Granada ha sabido respetar su voluntad.

Este premio de poesía, junto al noble empeño del Ayuntamiento de trasladar la Fundación García Lorca de Madrid a Granada, y ubicarla en el centro histórico de la ciudad, ilustran la inequívoca y reconciliadora unión de Granada con Federico; .....y "dejad el balcón abierto", para que su obra y su memoria permanezcan siempre vivas.

El "Ciudad de Granada, Federico García Lorca", se crea para destacar la labor de los poetas de habla hispana, y supone el reconocimiento de las voces personales, diferentes y matizadas, de una lengua que nos hermana a todos. Granada viaja una vez más a América y América vive en Granada, gracias a la poesía, gracias a nombres como Rubén Darío, Juan Ramón Jiménez, Jorge Luis Borges, Rafael Alberti, Pablo Neruda, Federico y tantas voces múltiples de una misma lengua. Son nuestros y nosotros somos de ellos, porque hemos aprendido a pensar y a sentir en la palabra exacta de sus versos.

Por la calidad de su poesía y por su trayectoria vital, Ángel González, el poeta premiado, representa la verdad de esta cita. Nacido en Oviedo, profesor de Literatura Española en Nuevo México, autor de alguno de los libros más importantes de la lírica española contemporánea, su palabra ha significado un esfuerzo de conocimiento personal y un deseo de comunicación con los otros. Ángel González, poeta de todos, maestro de poetas españoles e hispanoamericanos, es un ejemplo de los valores que quiere reconocer este premio poético. La historia, nuestra historia personal y colectiva, debemos escribirla entre todos, "palabra sobre palabra". Y la poesía de Ángel González no se ha definido solamente por haber escogido las palabras exactas, sino por haber sabido escuchar y utilizar las palabras verdaderas.

Nuestra felicitación al Ayuntamiento de Granada por esta iniciativa cultural y nuestra enhorabuena más cálida y cordial al querido y laureado poeta, Ángel González, primer premio "Ciudad de Granada, Federico García Lorca", que nos ha brindado la encantadora oportunidad de esta cita con una ciudad, un género, un poeta y una lengua admirables.

Muchas gracias a todos.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+