Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en el acto de inauguración del IV Congreso Mundial sobre Alta Velocidad Ferroviaria "Eurailspeed 2002"

Madrid, 23.10.2002

C

on gran satisfacción vengo a inaugurar el IV Congreso Mundial sobre Alta Velocidad ferroviaria, organizado por la Unión Internacional de Ferrocarriles, la Comunidad de Ferrocarriles Europeos y por la Unión de las Industrias Ferroviarias Europeas, y, por parte española, por el Ministerio de Fomento, RENFE y el Gestor de Infraestructuras Ferroviarias.

Sean mis primeras palabras para dirigir a los participantes un cordial saludo, y para expresar a los organizadores mi felicitación por esta iniciativa que, en su cuarta edición, viene a subrayar la importancia que el transporte ferroviario está llamado a desempeñar en el siglo XXI.

La aparición del ferrocarril fue un elemento determinante de la revolución industrial, y de la nueva civilización que fue su consecuencia.

En España, la red ferroviaria y sus avatares, fueron hilos conductores del proceso de creación, a lo largo del siglo XIX, de un espacio económico moderno, de alcance nacional, con una influencia evidente y positiva en las costumbres sociales, y en la imagen de nuestra patria.

Las líneas y los trenes de alta velocidad suponen un paso adelante, y una nueva perspectiva, de gran importancia cualitativa, en la historia del ferrocarril.

No sólo por la complejidad de sus infraestructuras, que justifica por sí sola la celebración de este Congreso. Sino también por su directa vinculación con dos de los temas que ocupan un lugar destacado en el horizonte del mundo actual: la incorporación de tecnologías muy avanzadas, y la preocupación por los efectos medioambientales.

Mi país se une con decisión a los de todo el mundo, muchos de los cuales están aquí representados, que han apostado por este estímulo de modernización y de calidad de vida.

Hace unos días he tenido ocasión de comprobar personalmente los avances que en esta materia estamos desarrollando, viajando en el prototipo del TALGO-Adtranz que pronto circulará por la red de Alta Velocidad española.

Todos ustedes están llamados a ser agentes destacados en esta tarea de innovación. Estoy seguro de que los temas que van a tratar, y el intercambio de conocimientos y experiencias que va a producirse en las sesiones que hoy comienzan, contribuirán a afianzar y desarrollar este sistema de transporte y sus posibilidades.

Deseándoles toda clase de éxitos en este viaje, declaro inaugurado el IV Congreso Mundial sobre Alta Velocidad ferroviaria.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+