Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en el almuerzo ofrecido por el Señor Primer Ministro de la República Francesa

Francia(Palacio de Matignon. París), 28.03.2006

S

eñor Primer Ministro,La Reina y yo hemos escuchado con particular agrado las amables palabras que acabáis de pronunciar, llenas de sentimientos de cordialidad y amistad hacia nosotros y hacia España, y que mucho apreciamos.Es un honor poder realizar nuestra tercera Visita de Estado a Francia. Un gran país vecino y amigo que, al igual que España, asume con orgullo su pasado, tan unido al nuestro, y que ha sabido mantenerse como referente humanista en un mundo no exento de incertidumbres.Nos llena de satisfacción poder constatar que nuestras relaciones bilaterales son excelentes.Quiero, ante todo, destacar el muy alto grado de colaboración política, judicial y policial que hemos podido alcanzar en el marco de la lucha antiterrorista. Hoy quiero subrayar que Francia ha estado junto a España en los momentos más duros y difíciles y, por ello, os estamos muy agradecidos.Coincidimos plenamente en que el terrorismo no conoce fronteras y en que todos debemos unir nuestros mejores esfuerzos para combatirlo, una colaboración así mismo necesaria para hacer frente a la delincuencia organizada.De ahí, que hayamos impulsado la creación de un Espacio de Libertad, Seguridad y Justicia en Europa, y que hayamos abierto nuevas y fructíferas sendas de colaboración, como las Órdenes Europeas de Detención y Entrega, o los Equipos Conjuntos de Investigación.Otro de los grandes desafíos que debemos afrontar juntos es la inmigración, una inmigración que debe ser sinónimo de esperanza y de oportunidad, nunca de miseria y marginación.Por eso, nos hemos unido, tanto para movilizar a nuestros socios en la Unión Europea, como para implicar a los Estados de origen y de tránsito, con el fin de que la Conferencia Euro-africana sobre Inmigración y la Conferencia JAI-Euromed puedan sentar este año las bases de una política europea en esta materia.Una política capaz de impulsar el desarrollo económico y social de los Estados de origen y de tránsito, y de aportar soluciones concretas a los problemas de integración que conocen todas nuestras sociedades.En el plano cultural, nos es muy grato constatar que la enseñanza de la lengua española andndash;tanto reglada como en los estudios universitarios- ha conocido un notable desarrollo en Francia en los últimos años. Lo consideramos una muestra del creciente interés de la sociedad y autoridades francesas por nuestra lengua.También en el ámbito económico, las relaciones entre nuestros dos Estados resultan especialmente satisfactorias, habiéndose multiplicado los intercambios comerciales y las inversiones cruzadas.Más de mil quinientas empresas francesas operan en suelo español, mientras la presencia empresarial española en Francia se ha multiplicado en los últimos años, extendiéndose a la moda, la gestión de autopistas, el sector inmobiliario o la alimentación.En los últimos veinte años, las Cumbres Bilaterales, los Seminarios Ministeriales y demás encuentros ministeriales, han contribuido en buena medida al importante progreso vivido por nuestras relaciones bilaterales.Por otra parte, las Reuniones de Alto Nivel de Cooperación Transfronteriza -la primera celebrada el pasado mes de octubre en Barcelona-, podrían ayudar a las Comunidades Autónomas españolas y a las regiones francesas fronterizas a desarrollar una cooperación de encuentro y proximidad que permita superar definitivamente la barrera física que aún plantean los Pirineos, y transformarlos en cauce de comunicación y espacio de concertación.Señor Primer Ministro,Europa constituye el marco privilegiado de nuestras relaciones. Ambos países hemos dado constantes muestras de nuestro compromiso con el proyecto europeo.Hoy, debemos trabajar para acercar Europa a nuestros ciudadanos y construir una Unión a la altura de las aspiraciones y necesidades de nuestros pueblos.Si Europa es nuestra casa común, Francia y España hemos luchado para que ésta no se construya de espaldas al Mediterráneo. Fruto de ese esfuerzo es el Proceso de Barcelona, cuyo Décimo Aniversario celebramos el pasado mes de noviembre, abriendo nuevas vías para la cooperación en la lucha contra el terrorismo o para la regulación de la inmigración.Junto a Europa y al Mediterráneo, Iberoamérica constituye un eje prioritario de la acción exterior de España, un ámbito que Usted conoce en profundidad y en el que Francia está también presente.Ambos países colaboramos estrechamente en varias áreas, tratamos de contribuir a la consecución de un acuerdo humanitario en Colombia, e impulsamos la cooperación de la Unión Europea con Iberoamérica.Señor Primer Ministro,La estrecha relación que une a Francia y a España no es sólo consecuencia de nuestra vecindad geográfica o historia común. Es, ante todo, fruto de una amistad nacida al calor de la admiración y respeto recíprocos, y edificada sobre la base de múltiples valores e intereses compartidos.Unas relaciones que nos permiten dirigir nuestras miradas a un mismo horizonte, con firme voluntad de contribuir a un mundo mejor.En la confianza de que juntos continuaremos trabajando en tantos ámbitos de interés común, alzo mi copa por la prosperidad del pueblo francés, y brindo por su ventura personal y la de su esposa, así como por los estrechos vínculos que unen a Francia y España.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+