Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la Cena Oficial ofrecida por Su Excelencia el Presidente de la República de Chile y la Señora de Piñera en Honor de Sus Altezas Reales los Príncipes de Asturias

Santiago de Chile, 22.11.2011

Quiero comenzar mis palabras en este histórico Palacio de la Moneda con la profunda gratitud que sentimos la Princesa y yo por las constantes muestras de afecto que estamos recibiendo en la primera Visita Oficial que juntos realizamos a la República de Chile. Lo hacemos de corazón, abrumados por el cariño con el que nos acoge el querido pueblo chileno y por la gran hospitalidad con la que nos reciben Vuestra Excelencia y Vuestra esposa, junto a las demás autoridades de la nación.

Como bien sabéis, han sido varias las ocasiones en las que he tenido la suerte de visitar tierras chilenas. En la primera de ellas tuve el privilegio de conocer sobre el terreno los delicados y exitosos esfuerzos de recuperación democrática, de conocer a muchos de los protagonistas de aquel proceso; y de transmitir tanto la confianza que suscitaba en España, como el apoyo del gobierno y el pueblo español a la renovada democracia chilena. Desde entonces he vivido varios relevos democráticos de la primera magistratura del Estado, y he sido testigo de la cercanía e intensidad con la que nuestras dos naciones han avanzado en sus vínculos, en su mutua comprensión, y en la cooperación bilateral -también regional- en tantos asuntos yámbitos de gran interés. En definitiva, además de los lazos históricos de parentesco, de lengua y de cultura; como Naciones modernas, abiertas y conectadas al mundo. Nos conocemos más, nos entendemos mejor y, si cabe, cada día crecen el cariño, la empatía y la admiración que se demuestran mutuamente nuestros pueblos.

Guardo recuerdos especialmente vivos e intensos de miúltima estancia con motivo de Vuestra toma de posesión, Señor Presidente, cuando todavía quedaba tan cercano en el tiempo y en sus efectos el terrible terremoto (sismo) que asoló algunasáreas de Vuestro querido país. Con emoción profunda recordamos a todas las víctimas de aquella catástrofe y hoy constatamos admirados la capacidad y la resolución de Chile para sobreponerse a las dificultades y enfrentar con decisión las terribles consecuencias de aquel desastre. El pueblo y el Gobierno chilenos supieron reaccionar ante la adversidad rápida y diligentemente, con el convencimiento de que ningún obstáculo frenaría su rumbo para lograr las mayores cotas de progreso y desarrollo.

El año pasado, Vuestro país celebró con legítimo orgullo los doscientos años de su independencia. Permitidme felicitar de nuevo a Vuestra gran Nación por el Bicentenario del nacimiento de la República de Chile.

Señor Presidente,

Durante Vuestro mandato habéis viajado a España en más de una oportunidad. Así fue en la Cumbre Unión Europea-América Latina y Caribe de mayo de 2010 y, más recientemente, con motivo de Vuestra Visita de Estado a España en marzo de 2011.

Durante estaúltima visita, y en el Congreso de los Diputados en Madrid, os referisteis a la "comunión que nos une a Chile y a España, que va más allá de las leyes, los acuerdos y los tratados, y que está basada en la historia, la cultura y los principios, pero sobre todo, en un proyecto de futuro compartido". Es exactamente ese proyecto de futuro que destacasteis el que deseamos impulsar durante estos días con todos ustedes.

España observa con admiración el avance económico alcanzado por Chile en losúltimos lustros, más visible aún tras el reciente ingreso de Vuestro país en la OCDE después de un proceso de adhesión que contó con el apoyo decidido de España. Tomamos nota de la apuesta de Chile por la apertura de mercados y por el incremento de sus relaciones comerciales con todo el mundo, al tiempo que afirmamos la voluntad más sincera de España de acompañar a Vuestro país en ese camino de progreso.

Nos une, en efecto, una relación económica llena de oportunidades, cuya vitalidad se ha puesto de manifiesto en el Foro de Inversiones y Encuentro Empresarial que esta mañana hemos inaugurado, con una presencia muy importante de empresarios, hombres y mujeres de negocios chilenos y españoles. Nuestras empresas y nuestros profesionales ven el desarrollo económico chileno con gran optimismo; conocen el carácter emprendedor de Vuestro pueblo y desean continuar aportando su dinamismo y experiencia cada vez más para contribuir a reforzar ese desarrollo, con amistad y compartiendo experiencias y oportunidades en el difícil mercado global. Al mismo tiempo, recibimos con ilusión y confianza la presencia creciente de Chile en España y las aportaciones de sus empresarios y agentes económicos.

Por todo ello, deseamos apoyar aquellas actuaciones que busquen consolidar nuestras relaciones cada vez más estrechas y enriquecedoras. De ahí que iniciativas como la reciente creación de la Fundación Chile-España nos llenen de alegría y confianza.

He sido testigo de la cercanía e intensidad con la que nuestras dos naciones han avanzado en sus vínculos, en su mutua comprensión, y en la cooperación bilateral -también regional- en tantos asuntos y ámbitos de gran interés. En definitiva, además de los lazos históricos de parentesco, de lengua y de cultura; como Naciones modernas, abiertas y conectadas al mundo. Nos conocemos más, nos entendemos mejor y, si cabe, cada día crecen el cariño, la empatía y la admiración que se demuestran mutuamente nuestros pueblos.

Señor Presidente,

Conocemos el compromiso de Vuestro Gobierno por continuar y profundizar en la senda del desarrollo económico, el bienestar y la mejora de las condiciones de vida del pueblo chileno y, en suma, por afianzar los logros alcanzados durante losúltimos años. En ese empeño sabéis que siempre podréis contar con todo el apoyo de España.

Hace apenas unas semanas, tuvisteis ocasión de participar en los trabajos de la Cumbre Iberoamericana de Asunción, dedicada a la transformación del Estado y el desarrollo. No quiero dejar de subrayar -hoy y en todo momento- la importancia de una Comunidad de Naciones que, a partir de los más profundos vínculos históricos, culturales y lingüísticos, asocia a más de veinte países de América y Europa, constituyendo uno de los grandes espacios multinacionales y transregionales del mundo de hoy.

Vuestra Región vive momentos de transformación, de articulación de sus instancias de cooperación e integración, y tiene ante sí una pluralidad de iniciativas de construcción regional que contemplamos desde España con el máximo interés y voluntad de colaboración. Tenemos el convencimiento de que los progresos que se alcancen en elámbito de las relaciones regionales trasladarán sus efectos positivos al conjunto de la Comunidad Iberoamericana de Naciones.

Pronto tendremos oportunidad nuevamente de abordar los desafíos que afrontan Iberoamérica y Europa cuando nuestros dos países sean anfitriones, el próximo año, de dos importantes citas multilaterales. Me refiero, por un lado, a la VII edición de la Cumbre Unión Europea-América Latina y Caribe (UE-ALC) que Chile albergará; y por otro a la Cumbre Iberoamericana que esta vez España organizará en Cádiz, coincidiendo con el Bicentenario de la Constitución de 1812. Allí, Señor Presidente, esperamos tener el honor y el gusto de contar con su presencia y participación.

Es bien apreciable, en definitiva, la voluntad de Chile de afianzar su participación rigurosa y comprometida en el escenario internacional para afrontar solidariamente los grandes retos de la agenda global, tanto en elámbito de Naciones Unidas como en otros foros en los que se ha ganado merecidamente el respeto de todos. En este sentido, me alegra constatar que nuestros dos países conciertan posiciones y comparten iniciativas de un modo muy satisfactorio en numerososámbitos del tablero internacional y multilateral.

Señor Presidente,

Son muchos los lazos que nos unen. Tanto Chile como España atravesaron momentos difíciles en el pasado reciente y demostraron su solidaridad mutua ofreciendo su hospitalidad a los ciudadanos de uno y de otro país. Hoy son muchos los españoles que viven en Chile y muchos los chilenos radicados en España. Forman colectividades perfectamente integradas que comparten el destino de sus patrias de adopción y que aportan lo mejor de sí mismas a las sociedades que generosamente las han acogido.

Estos profundos vínculos se reflejan también en la intensidad de nuestras relaciones científicas y culturales. Durante esta estancia en Chile, la Princesa y yo tendremos la fortuna de visitar el Observatorio Europeo Austral en Paranal, uno de los observatorios astronómicos más avanzados del mundo, que representa a la vez uno de los mayores exponentes de nuestra cooperación científica. Este centro desarrollará en el futuro inmediato nuevos proyectos que, confiamos, contarán con la participación de empresas españolas, que tienen una gran experiencia en esteámbito y que, de este modo, podrán seguir realizando una contribución muy positiva.

Los vínculos culturales que nos ligan se caracterizan por su enorme vitalidad y podríamos decir que nuestros artistas y creadores se nutren de la relación fecunda entre nuestros pueblos. La exposición de la obra del fotógrafo Chema Madoz, que mañana inauguraremos en el Museo de Arte Contemporáneo de Chile, es una buena muestra de nuestra fructífera cooperación en materia cultural. Al mismo tiempo nuestros escritores plasman en nuestra lengua común, el español, la experiencia compartida. No olvidamos cómo el gran poeta chileno y Premio Cervantes Gonzalo Rojas, tristemente fallecido este año, se refirió hermosamente a nuestro idioma al proclamar "esa Patria Grande que nos une a todos por sangre y por oxígeno".

Señor Presidente,

Quiero porúltimo levantar mi copa, como muestra de afecto por su gran Nación, para brindar por todo lo que compartimos, por la prosperidad de nuestros pueblos, por nuestra amistad y por un futuro de fraterna y constante cooperación y entendimiento entre España y Chile.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+