Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la recepción de Año Nuevo al Cuerpo Diplomático

Palacio Real de Madrid, 14.01.2010

S

eñor Nuncio Apostólico,

Señoras y Señores Embajadores,

Muchas gracias por su asistencia a esta Recepción y por su dedicación a favor del estrechamiento de nuestras relaciones con cada uno de los Estados y Organismos Internacionales que tan dignamente representan.

Mi gratitud, en particular, al nuevo Decano del Cuerpo Diplomático y Nuncio de Su Santidad por sus amables palabras de felicitación.

La Reina y los Príncipes se unen a mí para desearles muchoséxitos y alegrías, junto a sus familias, en este Año 2010 que acabamos de estrenar. Unos deseos de felicidad personal, así como de paz, progreso y bienestar, que les ruego transmitan a sus respectivos Jefes de Estado, Gobiernos y pueblos.

Señoras y Señores Embajadores,

El Año 2009 ha sido, sin duda, particularmente complejo y difícil a escala internacional.

A los efectos de la dura crisis económica y financiera, especialmente en elámbito social, se han añadido conflictos, atentados terroristas, secuestros y actos de piratería, así como catástrofes naturales en diversas latitudes.

Quiero expresar de corazón el más profundo pesar por la elevadísima cifra de víctimas y heridos causados por el muy dramático y devastador terremoto sufrido por Haití, que puede contar con todo el apoyo de España y la plena solidaridad de los españoles.

En los esfuerzos a favor de la paz y la seguridad, España lleva dos décadas participando en misiones internacionales. Nuestras Fuerzas Armadas siguen en las operaciones en curso en Bosnia-Herzegovina, Afganistán, Líbano y frente a las costas de Somalia.

Mi mayor reconocimiento a los militares españoles integrados en dichas misiones, con un recuerdo especial a cuantos han entregado su vida en cumplimiento del deber y a sus familias, que cuentan con nuestro mayor respaldo y afecto.

Ante la amplitud y trascendencia de los desafíos planteados, urge asumir metas más ambiciosas por parte de la comunidad internacional.

Metas capaces de responder a las exigencias de un mundo multipolar, con nuevos actores globales, que precisa de reglas y mecanismos eficaces de diálogo y de concertación, a los que España desea contribuir activamente.

La severa crisis económica y financiera ha subrayado el alcance de la interdependencia y globalización. Exige respuestas en términos de gobernabilidad a escala internacional, que aseguren el crecimiento saneado y duradero de nuestros países.

Las Naciones Unidas están llamadas a desempeñar un papel esencial frente a los grandes temas que desbordan las fronteras nacionales.

Me refiero a los esfuerzos colectivos para superar guerras y conflictos, y para combatir el terrorismo, el hambre, la pobreza, el tráfico de seres humanos, las drogas o el deterioro del medio ambiente.

De ahí la importancia de diversas citas este año, como la Cumbre sobre los Objetivos del Milenio, o la próxima Conferencia sobre Cambio Climático en México, sin olvidar las posibilidades de avance en materia de desarme.

Señoras y Señores Embajadores,

España ha asumido por cuarta vez la Presidencia rotatoria de la Unión Europea.

Lo hace cuando acaba de entrar en vigor el Tratado de Lisboa y va a cumplirse el veinticinco aniversario de los Tratados de adhesión de España y Portugal.

Esta Presidencia marcará nuestra acción exterior a lo largo de un semestre en el que España desea contribuir a fortalecer la integración comunitaria y el papel de Europa en el mundo, fiel a su firme compromiso con la construcción europea.

Se trata de lograr una Europa más fuerte, unida y eficaz, tanto al servicio a nuestros ciudadanos, como en el ejercicio de las responsabilidades europeas a escala internacional.

Nuestras prioridades, que se enmarcan en el trío de Presidencias que España comparte con Bélgica y Hungría, abarcan -como saben- múltiples objetivos.

Además de trabajar en la superación de la crisis, con una reactivación del crecimiento y del empleo, se aspira a impulsar el desarrollo de la Política Exterior y de Seguridad Común, que permita a la Unión hablar con más eficacia y con una sola voz.

Una Europa que cuenta con nuevas autoridades establecidas por el Tratado de Lisboa -a las que se ha ofrecido todo nuestro apoyo-, y con un nuevo Servicio Europeo de Acción Exterior en cuya puesta en marcha estamos colaborando.

Mención especial merece asimismo el impulso a un espacio común de libertad, seguridad y justicia para los ciudadanos.

Junto al desarrollo de nuestras relaciones bilaterales, durante nuestra Presidencia deseamos reforzar el Diálogo Transatlántico mediante Cumbres con Estados Unidos y Canadá. Nos proponemos una coordinación más ambiciosa ante los grandes temas internacionales -en especial la lucha contra el terrorismo-, y consolidar un mercado más profundo e integrado.

Desde la Unión se prestará también una especial atención a las relaciones con Rusia que serán también objeto de una Cumbre específica.

Iberoamérica es otraárea prioritaria de nuestra política exterior, clave en nuestra identidad y con la que compartimos valores e intereses.

Por ello, España continuará apoyando los procesos de integración regional y reforzando la Comunidad Iberoamericana de Naciones.

Al mismo tiempo, reitero nuestra disposición para acompañar a los países hermanos en los Bicentenarios de sus Independencias. Nuestra cordial enhorabuena a Argentina, Chile, Colombia y México, que este año los celebran.

En la próxima Cumbre Iberoamericana de Argentina, concentraremos esfuerzos en Educación, un pilar esencial junto a la Innovación y el Conocimiento -que abordamos en Estoril- para dar un salto cualitativo en el progreso y bienestar de la Región.

Junto a las citas bilaterales del semestre, atribuimos gran valor a la próxima celebración en España de la Sexta Cumbre Unión Europea-América Latina y el Caribe, con el objetivo estratégico de que ambas Regiones -conjuntamente y como socios globales- puedan afrontar de manera más eficaz los retos del futuro.

El Mediterráneo ocupa también un lugar central en nuestra política exterior, que respalda la creación de una zona de paz, seguridad y bienestar en torno al Mare Nostrum.

Este semestre nos brinda una nueva oportunidad para profundizar en las relaciones euro-mediterráneas. Además de la Cumbre con Marruecos, se trabajará con intensidad para que la "Unión por el Mediterráneo" progrese en sus objetivos y cuente con un entramado institucional fuerte y eficaz.

Nuestro país confía en que podamos -como todos deseamos- lograr un avance definitivo hacia una paz justa, global y duradera en Oriente Medio. Se trata de una prioridad que no cabe aplazar.

Por otro lado, el tercer "Plan Asia" refleja la creciente importancia que España concede a los países de la Región. Quiero también señalar que en este semestre se celebrarán las Cumbres de la Unión con Japón y Pakistán.

En lo que respecta al continente africano, nuestra acción exterior tendrá como eje la ejecución del PlanÁfrica 2009-2012, y desde nuestra Presidencia comunitaria se estimulará la aplicación de la Estrategia Conjunta Unión Europea-África.

Déjenme además recordar que, como fiel reflejo del compromiso de nuestra sociedad con los países más necesitados, la Cooperación Española trabaja para apoyar el desarrollo de muchos pueblos.

Además, en 2010 España proseguirá sus esfuerzos por promover, no sólo nuestras relaciones políticas, económicas y comerciales, sino también las educativas, científicas y culturales.

El peso del sector exterior en la economía española, hace que nuestra acción exterior deba concentrar los mayores esfuerzos en la promoción y defensa de la actividad de nuestras empresas en el mundo.

Por otro lado, en marzo celebraremos en la ciudad chilena de Valparaíso el Quinto Congreso Internacional de la Lengua Española, el segundo idioma como lengua materna en el mundo, así como el tercero más utilizado en Internet.

Éstos son en síntesis los anhelos de la acción exterior de una España comprometida con la paz, la democracia, los derechos humanos y el progreso en el mundo.

Señoras y Señores Embajadores, les reitero mi gratitud y reconocimiento por su labor diaria para fomentar las relaciones de sus respectivos Estados y Organismos Internacionales con España.¡Para todos ustedes, para sus familias y colaboradores, de nuevo muy feliz Año Nuevo 2010!

Muchas gracias.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+