Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey a la ciudad de Pensacola

Florida(Pensacola), 19.02.2009

G

overnor Crist,

Senators Nelson and Martínez,

Congressman Miller,

Mayor Wiggins,

Dear citizens of Pensacola,

The Queen joins me in thanking you from our hearts for your kind invitation to this beautiful and dynamic city, which contains so much of the shared history of Spain and the United States.

My sincere congratulations for promoting?Celebrate Pensacola Four Hundred and Fifty?. We had always wanted to visit you. This great celebration is a unique occasion to do so. Thank you very much once again!

We feel naturally proud and honoured to be able to commemorate with you the founding of this first settlement in 1559,?First Place City?. A title by which this special city is known and which reflects your decision to promote your history, which is also the history of Spain.

As you know, four and a half centuries ago, during the reign of another King of Spain, my ancestor Philip the Second, the navigator Tristán de Luna arrived on these shores with the aim of settling here.

He came with farmers and soldiers, with missionaries and craftsmen, with men, women, children, together with their pets and farming tools.

They were guided by the hope of achieving, through hard work, a better life for them and for their children. Thus, they shared the same spirit of so many others who came later to the United States.

Here, in this land, the seeds of that extraordinary adventure took root and flourished.

A new era began here in this great Nation, a close friend and ally of Spain. This is why the cultural heritage of Pensacola is amongst the richest in North America.

Today we are in Pensacola to tell you that Spain values your commitment to preserving this Spanish legacy, and that we are proud of your ancestors and admire how their descendants have helped to build this country.

Pensacola, the city of five flags, is an extraordinary example of Spain?s valuable contribution: first to explore the territory of North America, and later to support the American Revolution and the Independence of the United States of America.

At the battle of Pensacola, two centuries after the city was founded, Bernardo de Gálvez and his troops were a good example of Spain's decisive help to North American Independence.

Thanks to that battle, the patriots achieved naval domination of the Gulf of Mexico.

Furthermore, Spain was then able to send, through Galvez, financial aid, arms and supplies to the American troops who were fighting under the leadership of General Washington, thus contributing to the crucial victory at Yorktown.

We proudly remember today our shared past and the many Spaniards who have made history in this city, and we do so while looking towards the future.

The history of the Spanish presence in the United States began here, and continued in other places around the country, during the sixteenth century. Today, the Hispanic presence is a rich component to the diversity and strength of American society.

We are delighted to see how Spaniards are coming once again to this land of?La Florida? and to other U.S. States with the same innovative spirit contributing to promote, with a vision of the future, new technologies for the twenty first century.

We are also pleased that the Spanish military tradition lives on in this city nowadays, through the presence of our young pilots who are being trained in Pensacola,?The Cradle of naval aviation.?

Dear friends,

The Queen and I thank you for your warm and generous welcome, one we will never forget.

Thank you again for your efforts in preserving our common heritage, for commemorating your town's important place in the history of North America and for your willingness to keep working together with Spain for a better future.

¡Viva Pensacola!

Long live Pensacola!

Thank you very much.

[Versión en castellano]

Gobernador Crist,

Senadores Nelson y Martínez,

Consegrsista Miller,

Alcalde Wiggins,

Queridos ciudadanos de Pensacola,

La Reina se une a mí para agradeceros de corazón vuestra muy amable invitación para visitar esta bella y dinámica ciudad que atesora tanta Historia común a España y a los Estados Unidos.

Mi enhorabuena sincera por impulsar?Celebrate Pensacola Four Hundred and Fifty?. Siempre habíamos deseado visitaros. Esta gran celebración es una ocasión única para ello. ¡Muchas gracias de nuevo!

Nos sentimos lógicamente orgullosos y honrados al poder conmemorar con vosotros la fundación de este primer establecimiento en 1559 de Pensacola,?First Place City?.

Un título con el que se conoce a esta querida ciudad y que refleja vuestra decisión de promover vuestra Historia, que es también la Historia de España.

Como sabéis, hace cuatro siglos y medio, durante el reinado de otro Rey de España, mi antepasado Felipe II, el navegante Tristán de Luna llegó a estas costas con ánimo de establecerse aquí.

Venía con agricultores y soldados, misioneros y artesanos, y también con hombres, mujeres, niños, con sus animales domésticos y aperos de labranza.

LLegaron guiados por la esperanza de lograr con su esfuerzo una vida mejor para ellos y para sus hijos. Compartían así el mismo espíritu de tantos otros que vinieron después a los Estados Unidos.

Aquí, en esta tierra, echaron raíces y florecieron las semillas de aquella aventura extraordinaria.

Aquí empezó entonces una etapa nueva, en la que crecería esta gran Nación, amiga y aliada de España. Por eso, Pensacola tiene uno de los más ricos patrimonios culturales de América del Norte.

Hoy estamos en Pensacola para deciros que España aprecia vuestro empeño en preservar el legado español, y que estamos orgullosos de vuestros antepasados, y admirados de cómo sus descendientes han contribuido a construir este país.

Pensacola, la ciudad de las cinco banderas, es en realidad un extraordinario ejemplo de valiosa contribución española: primero, para explorar el territorio norteamericano, y más tarde, para apoyar la Revolución Americana y la Independencia de los Estados Unidos de América.

En la batalla de Pensacola, dos siglos después de la fundación de esta ciudad, Bernardo de Gálvez y sus tropas fueron buena muestra de la decisiva ayuda de España a la Independencia norteamericana.

Gracias a esa batalla, los patriotas consiguieron el dominio naval sobre el Golfo de México. Además, España pudo después enviar a través de Gálvez ayuda financiera, armas y pertrechos a las tropas americanas que luchaban bajo la dirección del General Washington, contribuyendo así a la crucial victoria en Yorktown.

Recordamos hoy con orgullo nuestro pasado común, y a los muchos españoles que han hecho historia en esta ciudad, y lo hacemos mirando al mismo tiempo al futuro.

La Historia de la presencia española e hispana empezó aquí, y continuó en otros lugares de los Estados Unidos, en el siglo Dieciséis. Hoy, esa presencia hispana es una riquísima aportación a la diversidad y pujanza de la sociedad norteamericana.

Nos alegra mucho comprobar cómo los españoles están llegando nuevamente a estas tierras de La Florida y a otros Estados de la Unión con el mismo espíritu innovador, contribuyendo, con visión de futuro, al impulso de nuevas tecnologías para el siglo XXI.

Nos complace también que la tradición militar española perdure hoy en día en esta ciudad con la presencia de nuestros jóvenes pilotos que se forman en Pensacola,?Cuna de la aviación naval?.

Queridos amigos,

La Reina y yo os damos las gracias por vuestra generosa y afectuosa acogida, que no olvidaremos.

De nuevo gracias por vuestro esfuerzo para preservar nuestro pasado común, por conmemorar el importante lugar de vuestra ciudad en la historia de Norteamérica, y por vuestra disposición a seguir trabajando juntos con España por un futuro mejor.

¡Viva Pensacola!

Long live Pensacola!

Muchas gracias.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+