Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la visita de Sus Altezas Reales los Príncipes de Asturias a Cuenca

Cuenca, 11.09.2008

S

r Presidente de la Junta de Com de Castilla-La Mancha,

Sr Alcalde de Cuenca, y Corporación Municipal.

Autoridades, Presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, Delegado del Gobierno, Presidente de la Diputación Provincial de Cuenca.

Señoras y Señores,

Son muchos los motivos de gratitud que para nosotros rodean esta Visita: Gratitud a la Corporación Municipal de esta queridísima ciudad de Cuenca, por su invitación; a los conquenses, por su extraordinaria y cálida bienvenida; a cuantos nos habéis recibido en este Salón de Sesiones, por el afecto que nos habéis demostrado; y finalmente al Presidente de la Junta y al Alcalde, por sus palabras tan amables con las que nos han transmitido el cariño de los conquenses y castellano-manchegos y han expuesto el significado de nuestra visita. Todos, os aseguro, nos hacéis sentirnos realmente bienvenidos.

Pero sobre todo os quiero decir, en nombre de la Princesa y en el mío, que estamos profundamente agradecidos y emocionados por el alto honor que nos hace el Excelentísimo Ayuntamiento de Cuenca, al entregarnos la llave del Consistorio y nombrarnos Alcalde y Alcaldesa Honorarios de la Ciudad.

Esta llave representa la contribución de Cuenca y de sus ciudadanos -dotados de Fuero por el Rey Alfonso VIII de Castilla-, al progreso y bienestar de España durante más de ocho siglos.

Toda una historia, larga y rica, que realza para nosotros la importancia de este nombramiento que la Corporación Municipal ha decidido concedernos por unanimidad.

Ambos reconocimientos, la llave y los nombramientos, reflejan también la relación estrecha que existe entre Cuenca, Castilla-La Mancha y la Corona, al tiempo que redoblan nuestro apego y compromiso hacia todos vosotros.

Por todo ello, recibimos con hondo respeto y gran emoción los honores que nos otorgáis y los tomamos como una manifestación de afecto, sí; pero también de confianza en nosotros y en el futuro. En ese futuro para el que como Príncipes de Asturias junto a todos vosotros y el conjunto de los españoles, trabajamos con ilusión y convicción. Hacerlo y sentirnos apoyados nos llena de alegría y de esperanza.

Pero para nosotros Cuenca es algo más, algo especial que nos trae recuerdos preciosos, momentos que vivimos después de nuestra boda y que compartimos con todos los conquenses. Sabéis bien de lo que hablo. Y ahora, cuando echamos la vista atrás y nos vemos hoy rodeados de nuestras dos hijas, venimos a esta tierra vuestra con más emoción y cariño.

Aquí cabe decir, con aquel ilustre renacentista español, el conquense Fray Luis de León, que?el aire se serena y viste de hermosura y luz no usada?.

Así es, y además la naturaleza os ha cincelado este espolón insólito y sorprendente, que alzado sobre las hoces de los ríos Huécar y Júcar, alberga una de las grandes ciudades españolas declaradas?Patrimonio de la Humanidad?, que se deja marcar por la fuerte personalidad que sus hombres y mujeres han sabido darle.

Así, la Cuenca de nuestros días logra conjugar arquitectura tradicional y estructura moderna, acoge un sobresaliente acervo museístico clásico y contemporáneo, o una expresión musical de gran riqueza y prestigio, y muestra su ejemplaridad también al contar con un acuerdo ciudadano esencial en favor del desarrollo económico sostenible y respetuoso de su patrimonio natural.

En pocas palabras, no descubro nada al decir con certeza que habéis logrado una ciudad acogedora y atractiva, que la constitución de su Real Patronato ha potenciado vuestras cualidades, y que una ciudadanía siempre más activa, participativa y solidaria es su verdadero motor desde la Universidad, las instituciones, las empresas y las distintas asociaciones.

Precisamente - y ya como Alcaldes Honorarios de Cuenca- la Princesa y Yo queremos destacar la profesionalidad, la visión de futuro y la esperanza que sabe añadir a sus proyectos este?Nido de Águilas?, como la bautizó Don Pío Baroja.

Y tengo que volver a decirlo: os admiramos, admiramos vuestra belleza y singularidad. Y por todo lo que he dicho, por los esfuerzos que hacéis para seguir mejorando el bienestar económico y social de Cuenca, siempre contaréis con todo nuestro apoyo, nuestro cariño y nuestro aliento.

De nuevo, muchas gracias, a la Corporación Municipal de Cuenca y a todos los conquenses.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+