Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Discurso de Su Majestad el Rey en la Apertura de la IX Legislatura

Madrid, 16.04.2008

S

eñor Presidente del Congreso de los Diputados,

Señor Presidente del Senado,

Señor Presidente del Gobierno,

Señoras y Señores Ministros,

Señoras y Señores Diputados y Senadores,

Señoras y Señores,

Muchas gracias, Señor Presidente, por sus amables y sentidas palabras.

Hoy es, sin duda, un día de especial alegría y satisfacción dentro del normal funcionamiento de nuestro régimen democrático y constitucional .

Se inicia una nueva Legislatura de las Cortes Generales, la novena que me cabe el alto honor de inaugurar como Rey de España, desde la aprobación de nuestra Carta Magna, y la décima desde las primeras elecciones democráticas de la Transición en 1977.

Vaya por delante mi cordial saludo y felicitación a las Señoras y a los Señores Diputados y Senadores recién elegidos, así como a quienes integran desde ahora las Mesas de nuestras ambas Cámaras.

A todos ellos quiero expresar, junto a la Reina, los Príncipes de Asturias y las Infantas, mis mejores deseos de éxito en el ejercicio del importante mandato recibido como legítimos representantes del pueblo español.

Mi felicitación asimismo al pueblo español que, con su elevada participación cívica en las últimas elecciones generales, ha dado una vez más pruebas de una admirable madurez y vitalidad democráticas.

Este solemne Acto me brinda la oportunidad de expresar mi respeto y reconocimiento a ambas Cámaras.

Me permite subrayar la centralidad que ocupan las Cortes Generales dentro del edificio institucional de nuestra Monarquía parlamentaria, como depositarias de la soberanía nacional que reside en el pueblo español del que emanan todos los poderes.

Todo sistema democrático debe, por esencia, estar presidido por un continuo afán de plena sintonía entre la acción de los distintos poderes públicos y la voluntad del pueblo al que se deben.

La sociedad española es hoy una sociedad moderna y llena de sanas ambiciones de más progreso, educación y bienestar, que espera de todos los poderes la mayor atención y cercanía hacia sus sensibilidades y aspiraciones, así como soluciones justas, eficaces y ágiles a sus problemas.

A Sus Señorías corresponde precisamente el alto honor y la gran responsabilidad de ser fiel reflejo del conjunto de la sociedad a la que sirven.

De saber interpretar el mandato recibido, y de traducirlo en respuestas capaces de conciliar los diferentes enfoques y puntos de vista que representan, para así atender mejor al interés general, conforme a los valores, principios y reglas de nuestra Constitución.

Señoras y Señores Diputados y Senadores,

Dentro de pocos meses se cumplirán treinta años desde que los españoles nos diéramos una Constitución, de todos y para todos, producto del más amplio consenso nunca alcanzado entre nosotros.

Una Constitución a la que debemos un largo y fructífero período de convivencia en libertad, de probada estabilidad e intenso progreso, de avanzada articulación de nuestra diversidad territorial.

En suma, una valiosa etapa de transformación y de modernización, de garantía y desarrollo de nuestros derechos y libertades, como nunca antes había vivido España.

Una Constitución integradora, que ofrece el mejor marco para promover nuevos avances, sobre la base de los valores y principios que postula.

Todos somos responsables de asegurar la observancia y el pleno desarrollo de los valores constitucionales en nuestra vida pública.

Una responsabilidad continuada que incumbe especialmente a quienes asumen la tarea de aprobar las Leyes, que materializan la letra y el espíritu de la Constitución.

En ese sentido, la mayor grandeza de su tarea como legisladores es la de buscar, armonizar e integrar opiniones de muy distinto signo y procedencia, al servicio del mejor futuro para el conjunto de España y para todos los españoles.

Así, el debate político puede y debe sustanciarse al amparo de la coincidencia en lo esencial, partiendo de ese mismo código de principios y valores constitucionales, mediante el diálogo sincero.

Un diálogo que, sobre la base de planteamientos integradores, permita alcanzar soluciones beneficiosas para todos, dentro del respeto mutuo, la generosidad y amplitud de miras en que se sustentan la convivencia y la tolerancia.

Me permito por ello animar a ambas Cámaras a trabajar durante esta Legislatura con el máximo tesón para tejer amplias áreas de entendimiento y de consenso, especialmente en las grandes políticas de Estado, de forma que sean siempre reflejo de la más amplia y sólida expresión de la voluntad popular.

Señorías,

Estoy profundamente convencido de que con ese espíritu podrán afrontar con el deseado éxito, cohesión y fortaleza, las destacadas cuestiones que requerirán de su atención preferente en esta Legislatura.

De la complejidad de la tarea que les aguarda es buen reflejo la amplia y densa variedad de asuntos abordados durante el reciente debate de investidura.

Entre todos ellos, sin duda, ocupará un lugar crucial la lucha contra el terrorismo. La unidad de todas las fuerzas democráticas para terminar con la barbarie terrorista, con sus amenazas y extorsiones, es una de las demandas más unánimes e insistentes del conjunto de la sociedad española, una obligación de todos los demócratas y un deber frente a las víctimas y sus familias.

Los terroristas han vuelto a mostrar, en plena campaña electoral, su rostro criminal y sanguinario al segar cruelmente la vida del ex concejal socialista de Mondragón, Don Isaías Carrasco.

A él, así como a las otras cuatro víctimas mortales del terrorismo en la anterior Legislatura, dedicamos en este Acto el más emocionado de los recuerdos, al tiempo que reiteramos nuestro mayor pesar y afecto a sus familiares y amigos.

La violencia terrorista se volvió a manifestar hace escasas semanas en Calahorra, causando importantes destrozos materiales, y poniendo en riesgo la vida de cientos de ciudadanos que merecen nuestro apoyo y solidaridad.

Otro ámbito que reclamará una atención prioritaria es la situación económica, así como nuestro nivel de empleo y de protección social.

Frente a las dificultades e incertidumbres que presenta la actual coyuntura, debemos reaccionar con grandeza, diálogo, cohesión y solidaridad, para poder retomar cuanto antes la dinámica de los altos niveles de crecimiento y bienestar que hemos acumulado durante más de una década.

También habrán de darse respuestas eficaces a muchos otros anhelos y problemas que tiene planteados la sociedad española, actuando con la mayor prontitud, justicia, generosidad y sensibilidad, buscando aunar esfuerzos entre todas las administraciones competentes: central, autonómicas y locales.

Una España moderna, unida, plural y diversa, exige conciliar intereses y armonizarlos, al tiempo que asegurar que nuestra vida colectiva sea un proyecto solidario e integrador que a todos nos sirva y a todos nos haga progresar.

Existe, por otro lado, una amplia coincidencia en que, para mantener nuestro crecimiento y bienestar, así como para garantizar nuestra seguridad y contribuir a la paz, necesitamos de una acción exterior dotada de la máxima solidez y credibilidad y, por ello mismo, ampliamente consensuada.

En esta Legislatura España asumirá por cuarta vez la Presidencia de la Unión Europea y, cumplidas las previsiones, lo hará por vez primera en el marco de la aplicación del Tratado de Lisboa.

Una ocasión para renovar el activo compromiso con la integración europea, que nos ha definido desde nuestra adhesión, contribuyendo a reforzar su capacidad de respuesta a los retos y oportunidades que Europa y España tenemos planteados.

Al mismo tiempo, hemos de redoblar esfuerzos para volcar de corazón nuestros mejores afectos y fortalecer nuestros lazos de hermandad con los países que integran la Comunidad Iberoamericana.

Una región a la que nos sentimos unidos de forma intensa y solidaria, y hacia la que la Corona desea seguir volcando toda su cercanía, esfuerzo y dedicación.

El Mediterráneo, las relaciones transatlánticas, Asia y África, además de la Cooperación al desarrollo en un mundo con serios desafíos de hambre y pobreza, completan el abanico de áreas a las que deberemos otorgar una atención preferente, como país cada vez más activo y comprometido en la escena internacional.

Un país, en definitiva, cada vez más interdependiente cuyo crecimiento y bienestar están cada día más condicionados por nuestra presencia exterior sobre la que debemos volcar nuestros mejores esfuerzos.

Señorías,

Es mucho lo que los españoles esperan de sus representantes y demás autoridades.

Abramos una nueva Legislatura de renovada ilusión y armónica convivencia, de concordia y consenso, de nuevas ambiciones y objetivos que a todos nos llenen de orgullo.

Ese es un afán que, de corazón, estoy seguro comparten ampliamente los españoles.

Tres décadas de progreso deben avalar nuestra plena confianza en el porvenir de España, en nuestra fuerza para superar retos y dificultades.

Una confianza que debe fomentar el esfuerzo colectivo en torno a lo mucho que juntos, entre todos, podemos seguir avanzando. Ningún esfuerzo sobra cuando se trata del mejor futuro para España.

Ese es también el sentido de mi firme compromiso con España y con todos los españoles, que tiene en el Príncipe de Asturias su mejor garantía de futuro.

Les reitero mi respeto y mi felicitación con los mejores deseos de acierto en su importante labor.

En esa labor siempre podrán contar con el permanente apoyo y estímulo de la Corona, para alcanzar nuevas cotas de progreso en una España unida y cohesionada, al tiempo que orgullosa de su diversidad, cada vez más justa y solidaria.

Declaro abierta la Novena Legislatura de las Cortes Generales.

Muchas gracias.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+