Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
ACTIVITATS I AGENDA
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de S. M. el Rey en la VIII edición del Premio Novia Salcedo a la Excelencia en la Integración Profesional de los Jóvenes

Teatro Arriaga. Bilbao, 15.10.2018

Egun on, Buenos días a todos, benetar posten nais berriro Bilbon nagoelako,

Hoy es un día en el que, además de reconocer y premiar acciones o biografías concretas de gran mérito −como las que aquí nos acompañan−, debemos celebrar también lo que la propia Fundación Novia Salcedo ha logrado en una materia tan importante y crítica en nuestra sociedad como es la integración profesional de los jóvenes; y también, si me lo permitís, para recordar su historia, de cómo ha llegado hasta aquí. Porque han transcurrido ya casi cuarenta años desde que el grupo juvenil liderado por Txomin Bereciartua unió su trayectoria personal y profesional con el gran objetivo de paliar la situación de paro y crisis que afectaba a la juventud de su sociedad. Qué menos que dar una inmensa y agradecida enhorabuena por aquella decisión valiente y generosa que tanto bien ha hecho a tantas personas.

Convencidos de que toda crisis alberga también una oportunidad de cambio y de mejora, él y sus colaboradores interpretaron el grave problema laboral como una ocasión para prestar un servicio importante a la sociedad. Su lema era que nada cohesiona más a los seres humanos como la dignidad que concede un trabajo.

Así, con la madurez de los años y tanta experiencia acumulada, la Fundación Novia Salcedo llegó al convencimiento de que, para mejorar la empleabilidad de los jóvenes, era necesario unirse, trabajar juntos. De ahí, la red de 800 empresas con las que la Fundación está tejiendo una cultura de innovación; el apoyo y el respaldo de las autoridades del País Vasco y del Gobierno Central; la colaboración en el marco de las Naciones Unidas...  Trabajando siempre por ser más eficaces en la ayuda para que esos jóvenes logren un empleo, bueno y digno; trabajando con un modelo de valores propios basado en la creación de conocimiento compartido.

De hecho, más de 1.500 jóvenes pasan cada año por los programas de la Fundación. Son jóvenes que, aun con sus estudios terminados, no encuentran un empleo adecuado, muchas veces por la complejidad de este mundo en permanente y acelerada transformación en el que vivimos.

el empleo juvenil no puede llegar únicamente del empeño y de la formación de los propios jóvenes aunque sean imprescindibles. Es necesario involucrar a las empresas y a toda la sociedad en este desafío que hacéis vuestro día tras día, apostando por un modelo de empleabilidad que tenga en consideración no solo las características personales de los jóvenes ─su educación y formación, sus habilidades y competencias─, sino, también, la cultura de las organizaciones y los mejores valores sociales

Sin duda, el paro juvenil es uno de los principales problemas que tiene planteados nuestra sociedad. Ante ello, esta fundación –bilbaína y con vocación universal− se ha interpelado sobre lo que aportamos las personas a la innovación tecnológica y económica que, cada día, va ganando terreno en nuestros quehaceres y en la actividad empresarial; o sobre cómo esa innovación tiene presente a las personas.

Una de las principales respuestas la podemos encontrar, precisamente, en la Innovación Social, verdadera seña de identidad de Novia Salcedo. Porque, a diferencia de la calidad –que consiste en hacer bien el trabajo con objetivos claros y una metodología científica-, la innovación implica buscar soluciones nuevas, más ajustadas a la realidad social de cada momento y a las nuevas demandas de las personas.

Por tanto, promover esta innovación nos obliga a pensar y desarrollar la creatividad individual y la cooperación entre todos. Y esta es una de las grandes aportaciones que hacéis desde la fundación y que merece el mayor reconocimiento: situar la innovación social en una posición de mayor relevancia a la hora de informar y orientar la innovación tecnológica y la innovación económica. De este modo, consideráis −con acierto− que se podrá abordar con mayor fuerza y solvencia el grave problema que representa el aumento de la desigualdad social.

En el contexto actual, tan difícil y competitivo, las organizaciones se enfrentan a problemas cada vez más complejos, cuya resolución requiere ideas y soluciones novedosas y, también, más creativas. La respuesta ante el problema concreto del empleo juvenil, al que hoy dedicamos estos premios, tiene que considerar claramente la creación de conocimiento compartido y la innovación social. Conceptos que nos guiarán en el avance hacia la mayor igualdad social, que es un objetivo claro del mandato de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, en la que Novia Salcedo enmarca todo su trabajo.

Y esta es la transformación en la que Novia Salcedo está claramente implicada. Con vuestra experiencia de casi cuarenta años, sabéis bien que el empleo juvenil no puede llegar únicamente del empeño y de la formación de los propios jóvenes aunque sean imprescindibles. Es necesario involucrar a las empresas y a toda la sociedad en este desafío que hacéis vuestro día tras día, apostando por un modelo de empleabilidad que tenga en consideración no solo las características personales de los jóvenes ─su educación y formación, sus habilidades y competencias─, sino, también, la cultura de las organizaciones y los mejores valores sociales.

Señoras y señores,
Esta VIII Edición de los Premios Novia Salcedo rinde tributo a la labor de los premiados Georges Belinga, Diego Echegoyen, Tu Primera Pega, Egile Corporación XXI, Braval y Sabino Ayestarán. Felicidades a todos: habéis hecho de la formación y de la mejora de la empleabilidad de los jóvenes un eje central de vuestro trabajo. Sois ejemplo y fuente de inspiración, una muestra palpable de que es posible encontrar soluciones caminando por la senda de la innovación y la transformación. Gracias de corazón. En Euskadi y en toda España contamos con vosotros y os necesitamos.

Permitidme que termine mis palabras recordando los lemas de la Agenda 2030: “Transformar nuestro mundo” y “Que nadie se quede atrás”. Representan bien el espíritu de la Fundación Novia Salcedo y su compromiso firme con el futuro de los jóvenes; decidida, como está siempre, a contribuir con su trabajo a la construcción de un mundo mejor para todos.

Muchas gracias, Eskerrik asko.

Torneu a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+